El secretario general de Manos Limpias sale de prisión para visitar a su madre en Valladolid

Miguel Bernard, secretario general de Manos Limpias

Se hospedará en el domicilio de la mujer, que tiene 104 años y se encuentra en un delicado estado de salud, bajo custodia policial.

El secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, ha abandonado temporalmente la prisión de Navalcarnero en Madrid, en la que ingresó el pasado 18 de abril, para disfrutar de un permiso de una semana para visitar a su madre, de 104 años y con un delicado estado de salud, en Valladolid.

 

Según han informado a Europa Press fuentes próximas, el permiso comenzó el pasado miércoles y se prolongará hasta este miércoles, 5 de octubre, periodo en el que Bernad deberá permanecer en el domicilio de su madre, situado en la vallisoletana calle Muro, bajo custodia policial. Se trata del segundo permiso del que disfruta, después de que el pasado mes de mayo saliera de la cárcel para someterse a una operación de desprendimiento de retina.

 

Bernad ingresó en prisión incondicional el pasado 18 de abril por decisión del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que le atribuyó la comisión de presuntos delitos de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal al frente de Manos Limpias.

 

El magistrado decretó la misma medida para el presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, investigado por estafa, administración desleal y extorsión. Pedraz sostiene que ambos comenzaron a trabajar juntos a raíz de la investigación abierta contra el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa en un juzgado de Madrid por la compra del Banco de Florida.

 

Según el sumario de la causa, al que ha tenido acceso Europa Press, el sindicato Manos Limpias ofreció a La Caixa y el Banco Sabadell retirar la acusación contra la Infanta Cristina que ejerce contra ella en el 'Caso Noós' a cambio de cobrar tres millones de euros.

 

Luis Pineda prometió en una conversación telefónica con el director general de la Fundación La Caixa "plegar velas" en la acusación contra la Infanta Cristina en el caso Nóos e incrementó de dos a tres millones de euros el pago requerido para hacerlo, argumentando que la causa generaba "muchos gastos procesales", según la grabación intervenida por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional.

 

CASO ERE

 

Otro de los casos en los que Bernad colaboró con Pineda fue en el caso de los 'ERE', en el que Pineda pactó con Unicaja la declaración judicial que debía prestar el presidente de la entidad, Braulio Medel, para dar credibilidad a la retirada de la acusación el caso a cambio de un millón de euros.

 

El instructor investiga si el grupo Ausbanc llevó a cabo prácticas "cuanto menos intimidatorias" contra las entidades financieras para que le pagasen "cuantiosas" aportaciones económicas -encubiertas como pagos por publicidad, estudios de mercado o patrocinios de jornadas- a cambio de no dirigir contra ellas "campañas de desprestigio" o acciones judiciales.

 

Ausbanc, que llegó a recaudar 38,9 millones de euros de las entidades financieras, recibió también subvenciones públicas y cuotas de socios, que eran "meros convidados de piedra" y con los que, aprovechando su confianza, presionaban para aparentar ser una "asociación de consumidores potente y poder acceder" a las ayudas públicas.

 

Los investigadores, que creen que las prácticas de Pineda se extendieron a países como en Reino Unido, Colombia, Venezuela y EEUU, han detectado presiones en los casos de Nóos, Sabadell, Unicaja en los 'ERE' y Facua. El juez interrogará a trece testigos, entre ellos Blesa o uno de los abogados de la Infanta Miquel Roca, desde el 13 hasta el 17 de junio para esclarecer los hechos.

Noticias relacionadas