El Schalke, nuevo intento para frenar la maldición en Alemania

El Real Madrid afrontará ante el Schalke 04 alemán un cruce en los octavos de final de la Liga de Campeones donde parte como favorito y donde su mayor preocupación es la de su histórico y estadístico mal rendimiento cuando viaja a Alemania, escenario de sus dos últimas eliminaciones en el torneo.

El conjunto de Carlo Ancelotti intentará desquitarse de los reveses sufridos en las ediciones de 2011-2012 y 2012-2013 ante Bayern de Múnich y Borussia Dortmund, sus verdugos en las semifinales, aunque enfrente tendrá un equipo de menor calado y aún más 'sencillo' en teoría que el otro representante de la Bundesliga que la podía tocar en liza como era el Bayer Leverkusen.

El nueve veces campeón de Europa tendrá que evitar su conocida 'maldición' en Alemania, donde únicamente ha sido capaz de ganar en una ocasión de 25 visitas, precisamente al Leverkusen (2-3) en la campaña 2000-2001. En total, 17 derrotas, la última el doloroso 4-1 en el Signal Iduna Park, y siete empates.

Enfrente, el Real Madrid tendrá a un Schalke 04, aquel destino que eligió el capitán Raúl González cuando puso fin a su etapa madridista, que pese a que será un conjunto competitivo se presenta bastante accesible para no pasar excesivos apuros, aunque todo pasará por el rendimiento que pueda sacar en otro moderno recinto de la Bundesliga como el Veltins Arena.

El conjunto de Jens Keller ni siquiera cuenta con una plantilla de cierto poderío como en otros años, aunque con jugadores de conocido nivel a los que necesitará a su máximo rendimiento, pero todos ellos de centro del campo hacia arriba, porque atrás es donde precisamente más flojean los 'mineros' como bien han demostrado en su liga el Bayern (0-4), el Dortmund (1-3) o el Wolfsburgo (4-0) o en la Fase de Grupos de la 'Champions' el Chelsea (0-3).

Con dudas en la portería por el rendimiento de Timo Hildebrand, sustituido ahora por Ralf Fahrrman, y con una defensa que no da demasiada seguridad, todo cambia en su dinámica ofensiva, resentida por la baja del delantero holandés Klaas-Jan Huntelaar, de baja por una lesión de rodilla desde el pasado mes de agosto, lo que deja esta responsabilidad en las manos de Julian Draxler y Kevin Prince-Boateng.

El primero es sin duda una nueva aparición de un talento germano en el panorama continental, como los casos de Mario Gotze, Marco Reus o Mesut Ozil, y aunque juega algo más escorado, es sin duda el futbolista de más calidad de Jens Keller. El africano, llegado con la temporada empezada del AC Milan, aporta llegada y poderío físico. Junto a ellos dos, hay otros dos futbolistas destacados como el veloz extremo peruano Martín Farfán y el centrocampista estadounidense Jermaine Jones.