El Salmantino hace menos líder al Valladolid B

Los jugadores del Salmantino celebran el 2-1, obra de Carlos de la Nava. CHEMA DÍEZ
Ver album

Los de Torres Gómez se quedaron con uno menos en el 28 tras la expulsión de Anuar con el 1-0 en el marcador, aún así consiguieron empatar por medio de Juanjo y Carlos de la Nava hizo el definitivo 2-1.

FICHA DEL PARTIDO

 

SALMANTINO CF: Carre; Sito, Gallego, Adrián, Rubi; Héctor, Tejedor (m. 73 Saúl), Diego (m. 90 Sobrino), Juan; Nacho (m. 81 Zárate) y Carlos de la Nava.

 

REAL VALLADOLID B: Julio; Rubén Sanz, Juanmi (m. 46 Jorge), Fran No, Iván Casado; Anuar, Teto (m. 73 Kevin), Alberto, Rubén Díaz; Juanjo  y Zubi (m. 73 Vadillo).

 

GOLES: 1 – 0 minuto 25, Tejedor. 1 – 1 minuto 49, Juanjo. 2 – 1 minuto 65, C. de la Nava.

 

ÁRBITRO: Carlos Pérez Fernández. Amonestó a Sito, Héctor, De la Nava, Gallego y Carre por parte del Salmantino y a Juanmi, Alberto, Rubén Díaz y Fran No. Anuar fue expulsado por roja directa en el 28 por parte del Real Valladolid B.

 

EN DETALLE: Partido disputado en Las Pistas ante cerca de 350 espectadores con tímida presencia de aficionados del Real Valladolid con rostros conocidos del fútbol salmantino.

El Salmantino de María Hernández consiguió deshacerse de su mala racha derrotando al líder, el Real Valladolid B, que llegaba con los galones que le otorga esa posición en la tabla. Dos goles de Tejedor y De la Nava dieron la victoria a un Salmantino que fue superior a los puntos ante un Real Valladolid que no pudo con la seriedad del equipo de María.

 

El partido dejó muy poco fútbol en los primeros minutos de juego con un Real Valladolid B que no daba muestras de por qué era líder al no trenzar dos pases seguidos y ahogarse en la presión de un Salmantino desconocido y mucho más enchufado que en jornadas anteriores.

 

El equipo de María se mostró muy activo e intenso para no dejar jugar al líder que no conseguía llegar con claridad arriba, enviando balones a un Rubén Díaz bien tapado por Rubi que se erigió en uno de los baluartes del equipo atrás, permitiendo muy pocas opciones al equipo dirigido por el ex jugador del Real Valladolid, Javi Torres Gómez.

 

El partido se atascó en el medio campo y el Salmantino veía ‘la luz’ en ataque gracias a las internados del mejor de los de María. Tejedor, por la banda izquierda, que superaba una y otra vez a Rubén Sanz en el uno contra uno. No en vano, ninguno de los envíos del ‘7’ del Salmantino encontraba rematador.

 

Pero al contrario que en otras ocasiones, al equipo local le sonrió la suerte de cara a puerta con una buena combinación entre Nacho, De la Nava y Tejedor, que este último se encargó de rematar tras un mal tiro desde la frontal de Carlos de la Nava. Era el minuto 25 y se hacía justicia a tenor de lo visto en el terreno de juego.

 

Y mucho mejor se le iban a poner las cosas a los de María, porque solo tres minutos más tarde, en el 28, una clara falta de Anuar sobre De la Nava cuando éste se marchaba solo, provocó la expulsión del jugador pucelano, dejando a los de Torres Gómez con uno menos durante demasiados minutos. A partir de ese momento y hasta el final de los primeros 45 minutos, el partido perdió intensidad y el Salmantino careció de lo mismo que le ha faltado toda la temporada: madurez para poder cerrar los partidos, en una ocasión única para ‘matar’ al líder y ganar después de nueve jornadas sin hacerlo.

 

CARA Y CRUZ… Y REGALO

 

La salida de vestuarios dejó las dos caras de la moneda; la cara para el filial pucelano y la cruz, para el Salmantino, que vio como el 1 – 1 se instalaba en el marcador casi sin darse cuenta. Fue en el minuto 49 tras una falta que no existió sobre Juanjo, que fue el encargado de transformar el libre directo por el palo de Carre, que pudo hacer mucho más para detener el lanzamiento.

Otra vez los fantasmas del pasado se le aparecieron a un Salmantino que lo intentaban con más corazón que fútbol. Pasaban los minutos y los de María Hernández lo intentaban por banda, aprovechando la velocidad de Diego y Tejedor, con voluntad y queriendo ir a por el partido. Los de Torres Gómez buscaban solo la velocidad de sus hombres de arriba pero que hacía aguas en la línea defensiva, hecho que intentaba aprovechar el Salmantino.

 

En el 65, la mayor constancia del Salmantino tuvo su premio en un regalo del guardameta del Valladolid, Julio, que no atrapó un balón manso tras un centro desde la banda, quedando el balón para Carlos de la Nava que solo tuvo que empujarla para hacer el segundo.

 

A partir de ahí, María movió ficha con la entrada de Saúl por Tejedor (uno de los más destacados) para cerrar la banda y más tarde de Zárate por un combativo Nacho. Los últimos minutos sirvieron para mantener la incertidumbre hasta el final pero el Valladolid, a pesar de intentarlo con uno menos, (Rubén Díaz tuvo una en el 40) no pudo con un Salmantino que cerró su mala racha de la mejor manera posible: derrotando a un líder que no ejerció como tal y despejando unos fantasmas que sobrevolaron por Las Pistas.

Noticias relacionadas