El 'Rubi Team' sigue completándose con la incorporación de Javi Chica

Javi Chica, posando por primera vez como jugador del Real Valladolid. JUAN POSTIGO
Ver album

El lateral diestro, procedente del Betis, asegura que la presencia del técnico ha sido fundamental para su llegada al Real Valladolid y promete aportar “esfuerzo y constancia” al equipo.

Tenía otras posibilidades con equipos de más caché después de más de 180 partidos en Primera División, pero Javi Chica (Barcelona, 17-5-1985) ha optado por creer en el proyecto del Real Valladolid, con quien ha firmado dos temporadas. ¿Por qué? La razón tiene un nombre propio, y no es otro que el de Rubi. Tal y como quiso explicar el nuevo lateral derecho del Pucela, el hecho de que el entrenador se lo pidiera personalmente fue fundamental para que no se fuera a otros conjuntos como Eibar o Córdoba.

 

“Sí, ha sido muy determinante para que yo acabe aquí”, confirmaba el propio Chica en su primera puesta a punto ante los medios. “Es un entrenador que conozco, el cuerpo técnico también lo había tenido. Saben lo que puedo dar y me conocen bien como persona y como jugador, algo muy importante”.

 

“Con 29 años quiero disfrutar del fútbol y con Rubi podré hacerlo, la forma que tiene de ver el juego hará que disfrutemos todos. Es lo que ha hecho que me decida a venir aquí”, siguió el barcelonés, quien por cierto compartirá puesto con el chico del filial, Carmona, ya que no llegará ningún otro refuerzo específico para el lateral diestro.

 

¿Y cuáles son las virtudes de Chica en boca del propio Chica? “Puedo aportar esfuerzo y constancia. Quiero ayudar a que el equipo recupere la categoría, donde debe estar, para ello hará falta esfuerzo y sacrificio. Estoy en un momento en el que llegas a tope de experiencia tras jugar en Primera. Para mí jugar en Segunda, algo que haré por primera vez, no será un paso atrás. Es una categoría muy competitiva y ascender es un reto muy bonito”.

 

La sombra de Rukavina, recién firmado por el Villarreal, es alargada, pero Javi no se amilana ante el reto. Eso sí, también reconoció que con el Betis no estuvo muy adecuado para saber evitar algunos errores, aunque más fuera del campo que sobre él.

 

“Dentro de mis virtudes, cometí algunos fallos en mis declaraciones, cosa que a todos nos puede suceder. Me alegro de haber dado todo en Sevilla, pero ahora estoy aquí y eso es lo que importa. Cada vez que se comete un error hay que aprender de ello, me tiene que servir de lección”, siguió el nuevo soldado de Rubi, que no quiso mojarse en demasía con los equipos aspirantes al ascenso, si bien incluyó claramente a Betis y Real Valladolid. Este jueves toca volver al trabajo para hacer esas posibilidades una realidad.