El riesgo de caminar por la avenida Salamanca de Valladolid

Tres señoras caminan por el carril bici para no mojarse. SERGIO SANZ

Las personas que andan por las mañanas por la zona del túnel, en dirección a la Feria de Muestras, tienen que abandonar la acera y meterse en el carril bici para no mojarse con los aspersores.

Caminar por las mañanas por la avenida Salamanca de Valladolid es un ejercicio de riesgo. No, no hace falta ir por la carretera para ello, sino por la acera. Las personas que pasan por allí, por la zona del túnel en dirección a la Feria de Muestras, tienen que decidir entre mojarse o invadir el carril bici.

 

Los aspersores situados en ese lugar no están bien calibrados y su agua -desperdiciada- llega hasta la acera, calando a todo aquel que pase por allí. Entonces, para no mojarse -ni pisar mojado- muchas personas optan por seguir su camino en el carril bici, con todo lo que ello conlleva. Si viene un ciclista de frente, bien; pero como venga por detrás...

 

Este suceso lleva viviéndose desde hace varios meses y sigue sin solución. Los caminantes en verano incluso agradecían refrescarse cuando pasaban por ahí, pero ahora las temperaturas han empezado a bajar y a esas horas de la mañana hace falta hasta la chaqueta.

Noticias relacionadas