El Rey Felipe VI participa en las regatas arropado por unos sorprendentes fans incondicionales

Infanta elena

El Rey Felipe VI, que aterrizó hace varios días en Palma de Mallorca, ha acudido al Real Club Náutico de Palma para practicar uno de sus deportes favoritos. 

El pasado miércoles su majestad se embarcaba en el Aifos junto al resto de sus compañeros para participar en la jornada de la 34ª Copa del Rey Mapfre de Vela que se celebra en la bahía de Palma. Escasos metros su hermana, la Infanta Elena fotografiaba el buen hacer de su hermano en las regatas a bordo de un velero con bandera española donde estuvo acompañada por sus hijos, Froilán y Victoria Federica.


El Rey ha llegado sobre las 11.00 horas al club náutico para participar en la 34ª edición de la Copa del Rey de Vela organizada por Mapfre. Se ha dejado fotografiar a la entrada del recinto y a bordo del 'Aifos', velero de la Armada Española con el que participa en la regata.

Se trata de una embarcación de la Armada Española con una antigüedad de cerca 20 años que ha sido recientemente remodelada para competir en la clase ORC, y que estaba atracado en los pantalanes más cercanos a la cafetería del centro.

Don Felipe lucía un estilo deportivo, con pantalones cortos azules de sport y un polo blanco. Ambas prendas llevaban bordado el escudo del 'Aifos'. Esta vestimenta combina los mismos colores que los que acostumbra a combinar en las ediciones de la Copa del Rey de Vela. También lució unas modernas gafas de sol polarizadas, un guiño al empresariado mallorquín.

El monarca ha saludado a familiares de algunos navegantes, y ha posado para los medios gráficos junto a los otros 11 miembros de su tripulación antes de dirigirse al campo de regatas. A continuación el barco soltó amarras y se hacían a la mar mientras el rey se ponía al mando del velero.

En esos instantes, muy cerca del Rey y de sus compañeros, navegaban unos fans muy especiales, la infanta Elena, acompañada por sus hijos, a bordo de una embarcación con bandera española. Haciendo gala de ser una experta fotógrafa, la duquesa de Lugo inmortalizaba el buen hacer de su hermano en las regatas con una cámara fotográfica profesional.

Vestida de manera informal con un conjunto de estilo marinero, con bermudas caqui, gorra a juego y polo de rayas rojas y blancas. Tranquila y relajada y con una enorme sonrisa, ejerció de paparazzi con su hermano. Entretanto sus hijos, sentados en la cubierta del barco, contemplaban con atención a su madre.

Incluso se animaron a hacer numerosas fotografías con sus teléfonos; mientras que Froilán se divertía con su teléfono móvil, su hermana hacía uso de la cámara de fotos de su orgullosa mamá. Y es que los dos jóvenes han heredado la pasión por el mar de su tío Felipe; recientemente ambos han participado, un año más, junto a sus primos Urdangarín en el tradicional curso de vela, donde asistían en compañía de su abuela, la reina Sofía.