Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El renovado Centro de Operaciones de la Policía Municipal estrena pantallas y red de fibra óptica

Desde este espacio se controlará de forma más eficiente el tráfico de Valladolid para ayudar al ciudadano.

La Policía Municipal de Valladolid ha dado un paso más en su servicio de protección vial en la ciudad, y como no podía ser de otra manera, ahí estaba Javier León de la Riva en la sede del Centro de Operaciones para comprobar que todo estaba en orden. La autoridad ha incluido una pared de televisores LCDWall –diez concretamente- y una red de fibra óptica que completan iniciativas de Smart City.

 

De esta manera, con la Policía controlando el tráfico con 31 cámaras por las carreteras de toda la ciudad, se pretende ayudar al ciudadano reduciendo los tiempos de recorrido en su coche, procurar que el tráfico no se congestione o reducir el tiempo de socorro en los accidentes o incidencias que puedan producirse en el menor tiempo posible.

 

“Sin duda la Policía Municipal sigue dando pasos agigantados en este sentido”, ha comenzado De la Riva, que ante la pregunta de si tantas cámaras no afectaban a la intimidad de las personas paseantes por la ciudad, se ha mostrado contundente. “Si aparece algo que no debiera estar haciendo alguien en una de las televisiones, es que está haciéndolo en un lugar donde no debería. Enfocan a las calles, no a ninguna ventana ni espacio privado”.

 

Por su parte la red de fibra óptica permitirá que los agentes puedan interconectar las cámaras y las pantallas, además de comunicarse entre ellos mismos, de forma veloz y sin problemas con una imagen nítida, sin interferencias y de alta calidad.

 

Y es que son varios los miembros que desde la habitación central se encargan de recibir llamadas y atenderlas, ya sean de otros miembros del cuerpo o de ciudadanos que telefoneen para informar de algún problema.

 

“En cuanto se recibe una llamada, rápidamente con un sistema GPS se detecta cuál es la patrulla más cercana”, ha explicado Roberto Riol, director del Centro de Movilidad de la Policía Municipal, que ha hecho de anfitrión y guía para el alcalde. “El tiempo estimado para atender un problema y que lleguen los agentes es de poco más de tres minutos en la ciudad. El compromiso mínimo de calidad es de cinco”.

 

De esta manera la Policía pretende reunir los puntos de tecnología, integración de operaciones y colaboración entre los agentes locales y el ciudadano, aunque como ha reconocido el alcalde, “queda camino por delante”. En todo caso queda claro que poco a poco y con la ayuda de la tecnología están más para proteger y servir que nunca.

Noticias relacionadas