El Renault Twizy, íntegramente hecho en Valladolid, vendió 16.331 unidades en 2015

La cadena de montaje del Renault Twizy, en Valladolid. TRIBUNA

La marca francesa, pese a los últimos acontecimientos que le ponen en el punto de mira, sigue siendo líder en la comercialización de vehículos eléctricos.

A la espera del plan de reducción de emisiones que ha prometido Renault tras las últimas noticias que han saltado sobre la empresa francesa, lo cierto es que esta está de enhorabuena en cuanto a número de ventas en 2015. Valladolid, como se podría intuir, también sale beneficiada en este sentido. Nada más y nada menos que 16.331 Twizys se vendieron a lo largo del año pasado a escala mundial, un detalle a tener en cuenta dado que este vehículo se fabrica de manera íntegra en la ciudad del Pisuerga.

 

En este sentido, parece que el vehículo eléctrico continúa con su auge tanto en España como a nivel internacional, ya que ha sido Renault quien ha vendido más de estos coches por toda Europa, como se ha asegurado este lunes. En 2015 se matricularon hasta 23.086 automóviles con tecnología 100% eléctrica, entre los que están el mencionado Twizy y el ZOE, entre otros.

 

A nivel global, siempre según la marca del rombo, se vendieron a nivel global hasta 97.687 unidades, con lo que las del Twizy rozan prácticamente el 15% de estas, una cifra nada desdeñable para un vehículo que comenzó a comercializarse en 2012. Poco a poco, parece que el uso de estos coches va tomando carrerilla tras un inicio menor del esperado, ya que las mencionadas 97.687 ventas suponen un crecimiento del 47’8% en cuanto a comercialización de coches eléctricos en 2015 respecto a 2014.

 

Por su parte, Renault sigue sin pronunciarse de manera clara sobre el posible escándalo en que se acusa a la empresa de que dos de sus coches tienen un alto nivel de contaminación en condiciones normales de uso, un caso que claramente recuerda VolksWagen y que supuso un duro mazazo para esta. Tan solo se ha informado de que “en unas semanas” se presentará un plan de reducción de emisiones, mientras Valladolid sigue estando pendiente de una compañía que mueve una parte importante de la economía de la ciudad. 

Noticias relacionadas