El rector de la Universidad de Valladolid apuesta por incentivar las carreras "que precise la sociedad"

Daniel Miguel San José, rector de la Universidad de Valladolid.

Daniel Miguel San José rechaza el "frío cálculo económico" en el diseño del mapa de titulaciones que plantea la Junta de Castilla y León. 

EL MAPA, VINCULADO A LA FINANCIACIÓN

 

El rector de la Universidad de Valladolid ha apuntado a la idoneidad de que el estudio del mapa de titulaciones se vincule a los planes de financiación, ámbito en el que "está bien" que se fijen las reglas del juego. "Si la financiación va a ser por indicadores y, por ejemplo, uno es la investigación, está claro que me respalda para apostar por ella porque nuestra financiación va a venir de ahí; si no, me pueden cuestionar por qué invierto en investigación y no en otra cosa", asegura antes de apuntar a las bondades de "ver por dónde van a llegar los recursos" para adaptarse a ellos.

 

A su juicio, tampoco es razonable la financiación basada en una cuantía determinada por alumno dado que la asignación de recursos que tiene que hacer la Universidad "no es igual para un alumno que para otro".

 

En una entrevista concedida a Europa Press, el rector ha considerado necesario ver "el esquema general" y no "números fríos". "No es el frío cálculo económico lo que tiene que dictar ese diseño, hay que hacer un poco de previsión", ha afirmado antes de preguntarse si, en el caso de las titulaciones con pocos alumnos, es necesario "cerrar la titulación o incentivar que haya más alumnos".

 

En esta línea, ha apostado en primer lugar por pensar qué profesionales necesita la sociedad y, en caso de que la respuesta apunte a una titulación con pocos alumnos, estudiar la concesión de becas especiales para incentivar esos estudios. "La gente tiene que estudiar lo que quiera pero, incentivando cosas, se decanta hacia acá o hacia allá".

 

"Esto no es una empresa de vender piruletas y si no vendes piruletas, cierras", ha aseverado antes de puntualizar que si se precisa de determinados profesionales y además se cierran esas titulaciones, se tendrán "menos".

 

Tras lamentar que la idea que "quede" sea: "en no sé dónde hay muchas titulaciones y en no sé dónde hay pocos alumnos", el rector de la UVA ha recordado que hay "muchos aspectos involucrados" y que el actual, tras la implantación de Bolonia, es el momento adecuado ya que puede haber mayores perspectivas sobre el funcionamiento de las titulaciones y sus "fortalezas y debilidades".

 

"ATACAR" CON UN "DIAGNÓSTICO CLARO"

 

Daniel Miguel espera que del grupo de trabajo creado recientemente salga "un diagnóstico claro" para saber "cómo se ataca el problema" del diseño del mapa, que conlleva "repensar algunas cosas" y buscar el consenso en aspectos "de más calado" y a la hora de tomar decisiones que tienen que ser "bien motivadas" y no responder solo a razonamientos económicos.

 

"La cuestión económica está clara pero también la universidad y las titulaciones tienen un rendimiento social que va más allá de lo estrictamente económico. Si miráramos solo lo económico, ahorraríamos mucho dinero cerrando las universidades públicas y privadas", explica el rector de la UVA antes de lamentar la defensa hecha por el anterior ministro de Educación, José Ignacio Wert, del ahorro que conllevaba la reducción de años de los grados.

 

En este sentido y tras ironizar con un "pasar de cuatro años a tres es ahorrar pero si pasas a dos ahorras más y si pasas a cero, ahorras todo", Miguel San José insiste en que los recursos que se destinan a la Educación son "una inversión y no un gasto", a lo que apostilla que además son una inversión "sin retorno inmediato" y con beneficios de muchas naturalezas que redundan en la sociedad.

 

"Eso es lo que hay que evaluar (...) Lo que trasciende a la opinión pública es que en determinado campus hay pocos estudiantes y parece que todo gasto allí es estéril. Pero si lo quitas, ¿qué queda allí?", se ha cuestionado antes de insistir en que son aspectos a valorar y tener en cuenta y en que las instituciones académicas no son empresas, por tanto su beneficio no es "tangible y contante" pero sí social.