El recibo de la luz escala un 8% y sube hasta los 76.97 euros de media

El recibo de la luz sube de media un 8% entre enero y septiembre. Según los cálculos de Facua pagamos casi 6 euros más por el aumento de los precios de la energía.

El recibo de la luz de un usuario medio con las tarifas vigentes se ha incrementado un 8% en los nueve primeros meses del año en relación al mismo periodo de 2014, según ha denunciado este jueves Facua-Consumidores en Acción. De acuerdo con sus datos, la factura media de la luz ha pasado de 71,27 a 76,97 euros mensuales, impuestos indirectos incluidos, lo que implica un aumento de 5,7 euros. Extrapolando esta cantidad al periodo de año, el encarecimiento del recibo de la luz alcanza los 68,4 euros.

 

Según Facua, el precio del kilovatio por hora (kWh) de energía consumida ha subido una media del 10,3% en los nueve primeros meses, hasta los 15,67 céntimos de euro. No obstante, Facua reconoce que teniendo en cuenta sólo el mes de septiembre, el recibo de la luz ha bajado un 7,5% en tasa interanual. En concreto, la factura del usuario medio ha pasado de los 80,63 euros mensuales de septiembre de 2014 (el mes más caro de ese año) a los 74,59 euros en septiembre de 2015 (el mes con el recibo más bajo en lo que va de año).

 

La organización ha comparado la tarifa por kWh vigente y la tarifa media del kWh de septiembre de este año aplicable al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) con la tarifas correspondientes a septiembre de 2014. De acuerdo con su análisis, el kWh de energía consumida bajó en el noveno mes del año un 9,9% con respecto a septiembre de 2014, mientras que el kW de potencia contratada no ha variado desde febrero de 2014, fecha en la que subió un 17,9%. En términos mensuales (septiembre sobre agosto), la factura de la luz se ha reducido un 4,5% y el kWh, un 6%.

 

 

CRÍTICAS AL NUEVO SISTEMA DE FACTURACIÓN

 

La organización de consumidores ha lamentado "el parche" que supuso el leve descenso en la parte regulada de las tarifas que puso en marcha el Gobierno el pasado mes de agosto y su interés por legislar "en beneficio" de las eléctricas, en vez de intervenir el sector con una tarifa "totalmente regulada" que se fije periódicamente sobre la base de los costes reales de la producción energética.

 

En su opinión, el nuevo sistema de facturación "impuesto" por el Gobierno, con una tarifa distinta cada hora para quienes tengan instalados contadores con telegestión, provocará más subidas, pues "se pagará más cara la electricidad en los horarios con mayores niveles de consumo".