"El rechazo de la población ha sido brutal", testimonio de una de las enfermeras que atendió a Romero

Equipo médico de Teresa Romero

Una de las enfermeras integrantes del equipo médico que atendió a Teresa Romero ha reconocido que el rechazo de la población ha sido "brutal" hacia los profesionales y ha llegado a confesar que, incluso en su caso, ha sido víctima de coacciones.

Así lo ha confesado Esther Bellón en la rueda de prensa que ha celebrado el equipo médico que atendió a la auxiliar de enfermería con motivo del alta hospitalaria que se le va a dar este miércoles tras haber superado la enfermedad.

 

En este sentido y en la línea de lo que ya manifestó en su momento el Consejo Oficial de Enfermería, Bellón ha reconocido sentir un rechazo "brutal" entre vecinos e incluso amigos al conocerse que trataba a un paciente por ébola.

 

Aparte, ha explicado que se ha sentido "coaccionada", lo que incluso motivó no poder realizar un viaje que tenía pensado hacer. No obstante, ha agregado que la familia le ha ayudado a superar esta situación y se siente feliz porque "por fin se ha podido salvar un caso de ébola".

 

Preguntada por los equipos y trajes de seguridad, esta enfermera ha dicho que se presentó voluntaria para tratar a pacientes de ébola derivados al hospital y que ella se ha sentido "segura". En este sentido y a la hora de utilizar el traje de seguridad, ha recalcado que lo primero es relajarse y luego "controlar el miedo". No obstante, entiende que la intranquilidad y el miedo son "dos factores que pueden llevar a cometer errores".

Noticias relacionadas