El Real Valladolid se pone el mono de trabajo en su concentración de Pontevedra

La primera plantilla arranca su concentración en Mondariz con duras cargas de trabajo hasta el fin de semana, que incluye dos partidos amistosos.

La primera plantilla del Real Valladolid protagoniza este lunes su primera toma de contacto con A Lagoa, en Mondariz, y con A Lomba, en Ponteareas. Los dos campos de entrenamiento de los que dispondrá durante su concentración en tierras pontevedresas hasta el próximo domingo.

 

El cuerpo técnico ha programado dobles sesiones para todos los días de la semana salvo el jueves, incluido el fin de semana con los partidos amistosos ante el Pontevedra y el Cultural Areas. Afortunadamente, todos los futbolistas estuvieron este lunes en perfectas condiciones, con la fatiga lógica a estas alturas de pretemporada, para ponerse el mono de trabajo.

 

El primer entrenamiento en A Lagoa se desarrolló con la misma dinámica que va a seguirse en las sesiones matinales programadas a lo largo de la semana. Trabajo físico, fundamentalmente. Mucha carga que se acumulará durante todas las mañanas, con circuitos físicos y trabajo exigente con balón que se complica debido a lo mucho que pesan las piernas. Por la tarde, en A Lomba, llegará el momento de aplicarse en los aspectos técnicos y tácticos. 

 

Tras el entrenamiento llega la hora de desplazarse a la playa fluvial de Mondariz y, durante unos minutos, comenzar la recuperación muscular en las frías aguas del Tea. Crioterapia natural en un entorno privilegiado que sirve para preparar el cuerpo con vistas a la dura semana de trabajo que ha preparado el cuerpo técnico.

 

 

A diferencia de años anteriores, está previsto que las sesiones de crioterapia en el Tea sean más de dos, siempre después de los entrenamientos matinales en A Lagoa.