El Real Valladolid se mide a Osasuna para calibrar su recuperación

Rubi, entrenador del Real Valladolid, dando instrucciones durante un partido.

El conjunto blanquivioleta visita este domingo (12.00 horas) El Sadar para afrontar una de las salidas más comprometidas de la temporada. Rubi recupera al sancionado Valiente. 

El Pucela afrontará este partido con el respiro que le dio la victoria ante el Recreativo, pero con la necesidad de ganar para seguir la estela de Las Palmas, Sporting y Girona, y no verse superado por el Real Betis y la Ponferradina. Y con tres bajas: los lesionados Roger y Alfaro, y el sancionado Timor, exjugador de Osasuna. Rubi recupera a Valiente, sancionado ante el Recre. Así pues, quedaron convocados los 17 jugadores disponibles de la primera plantilla, más los atacantes del filial Guille Andrés y Jorge Hernández.

 

Javi Varas, Dani Hernández, Chica, Valiente, Jesús Rueda, Samuel, Chus Herrero, Peña, Álvaro Rubio, Sastre, André Leao, Jeffren, Omar, Bergdich, Mojica, Óscar, Óscar Díaz, Jorge Hernández y Guille Andrés son los 19 llamados a conquistar el otrora Reyno de Navarra. De ellos, uno verá el partido desde la grada.

 

El partido tendrá también un pequeño espacio a los sentimentalismos: en Osasuna juega Sisi, uno de los jugadores más queridos por el pucelanismo por su profesionalidad y coraje, y en el banquillo navarro estará Jan Urban, uno de los mejores jugadores de Osasuna en toda su historia, que militó en las filas blanquivioleta durante medio año.

 

 

“Va a ser una batalla difícil y tendremos que igualar su intensidad. Quizá podamos aprovecharnos de su nerviosismo por la situación, aunque para ello tendremos que aguantar su arreón inicial. Creo que la primera media hora puede marcar mucho el partido, hay que intentar sentirse fuerte e imponer nuestro juego desde el principio”, asegura el entrenador del Real Valladolid.

 

El técnico catalán explicó que Osasuna es un equipo que apuesta por un juego de elaboración y que suele poner muchos centros laterales, con fortaleza en el juego aéreo a balón parado. Rubi espera que se haya dejado atrás la mala racha de resultados y, sobre todo, “que se vea un Pucela batallador, que para ganarnos sea necesario que nos pasen por encima en cada jugada”.