Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Real Valladolid se hunde

DANI RODRIGUEZ
Ver album

Los pucelanos cayeron ante el Deportivo Alavés, que planteó un choque muy serio y que marcó las diferencias en las dos áreas. 

El Deportivo Alavés frenó en seco al Pucela en Zorrilla (1-2). El equipo blanquivioleta tuvo fases de buen juego y manejo del partido, pero se encontró enfrente a un buen rival, que marcó la diferencia en las dos áreas.

 

En la propia, dejó pocos resquicios a un Real Valladolid que movía bien el balón hasta la frontal, pero perdía gas en los metros finales. Y en la contraria fue letal, anotando dos auténticos golazos de idéntica factura, con sendos misiles de precisión desde la frontal que entraron lamiendo el palo izquierdo de Kepa, el primero en el minuto 7 (Dani Pacheco) y el segundo en el 68 (Kiko Femenía).

 

Entre ambos tantos el Real Valladolid movió y movió el balón buscando desencajar el consistente armazón de un Alavés trabajador, muy físico, solidario y rápido al contraataque.

 

No jugó mal el Pucela, pero su fútbol no fue suficiente para poner contra las cuerdas al Deportivo Alavés. El Real Valladolid intentó siempre jugar el balón desde atrás, pero le costó sacarlo limpio. Nunca lo rifó, pero sus intentos se aletargaron en demasía, también por la presión en el campo contrario que ejerció el conjunto vasco.

 

Superada la presión, al final, al Pucela siempre le fallaba ese último control, ese último pase, ese último centro para buscar el remate… Solo Juan Villar, en los primeros compases de la segunda parte, acertó a marcar el tanto que ponía el 1-1 en el marcador.

 

Si el Alavés se llevó la victoria también fue por la reacción que tuvo tras el empate. Lejos de venirse abajo, se fue a por el segundo tanto. Tampoco a la contra pudo el Real Valladolid llegar con claridad a los dominios del arquero Fernando Pacheco.

 

Y como el equipo vitoriano vio que podía hacer daño al Real Valladolid, empujó hasta el segundo tanto, que hizo mucho daño a los hombres de Miguel Ángel Portugal, que repitió el once inicial de Lugo con la entrada de Alfaro por el sancionado Mojica y que antes del segundo tanto visitante había dado entrado en el campo a Guzmán y André Leao por Óscar y Timor, respectivamente, y que tras el gol de Kiko Femenía metió a Rodri por Alfaro, para acabar jugando al lado de Diego Rubio en la punta del ataque.

 

En los últimos 20 minutos, el Alavés abortó cualquier tipo de reacción blanquivioleta y supo manejar a la perfección el partido para acabar llevándose los tres puntos de Zorrilla que le hacen dormir como líder y dejar al Real Valladolid al borde de la zona de descenso, a la que puede caer este domingo si el Huesca gana al Mirandés y el Llagostera vence en Oviedo.

 

También podría ser superado por el R.C.D. Mallorca si golea en el Iberostar Estadi alvAlbacete, que será el próximo rival del Real Valladolid el próximo domingo 13 de diciembre, a las 17 horas, en el penúltimo partido de un año que los vallisoletanos cerrarán con la visita del Tenerife el 20 de diciembre.

Noticias relacionadas