El Real Valladolid se apaga en Córdoba para empezar la Liga con derrota

El estreno liguero del conjunto blanquivioleta se saldó con la primera derrota de la temporada en el campo del Córdoba. Un gol en el tramo final del partido certificó una actuación con más sombras que luces.

CÓRDOBA (1): Razak, Dalmau, Deivid, Rodas, Cisma, Markovic, Luso, Nando (Fidel), Florín, Xisco y López Silva (Pedro Ríos). 

 

REAL VALLADOLID (0): Kepa, Chica, Juanpe, Marcelo, Hermoso, Leao, Timor, Juan VIllar (Caye Quintana), Oscar, Mojica (Álvaro Rubio) y Rodri (Guzmaá).

 

GOLES: 1-0 (m. 81); Fidel. 

 

ÁRBITRO: Areces Franco.Mostró tarjetas amarillas a Rodas, Cisma y Markovic por parte del Córdoba, mientras que en el Real Valladolid han sido amonestados Hermoso, Leão, Óscar, Caye y Villar.

 

ESTADIO: El Arcángel.

El comienzo de la temporada oficial ponía a prueba la brillante pretemporada de un Real Valladolid todavía en construcción. Las buenas sensaciones que ha dejado el conjunto de Gaizka Garitano en su puesta a punto se exponían en un escenario exigente como El Árcangel, ante el Córdoba, otro de los favoritos al ascenso a Primera. Porque esa etiqueta la portan ambos equipos. Al menos en este tramo inicial de campeonato hasta que la competición ponga a cada uno en su lugar.

 

De momento, al Valladolid le faltan efectivos para completar una plantilla prácticamente renovada con respecto a la que se quedó a las puertas de ascender la pasada campaña con la batuta de Rubi en el banquillo, pero hace falta confirmar las sensaciones a la altura de esas expectativas creadas. Lo cierto es que el Valladolid sufrió en la primera mitad aunque en la segunda tuvo sus opciones, rotas en un contraataque en el tramo final que Fidel, tras driblar a Chica, convirtió en gol para consumar la primera derrota del campeonato.

 

El Real Valladolid necesita mejorar, eso es evidente. También necesita refuerzos pero la Liga solo se ha puesto en marcha y el equipo tiene ciertos apuntes hacia el optimismo mezclados con otros negativos que fueron determinantes en el resultado cosechado en tierras cordobesas. Porque el cuadro de Garitano mejoró en la segunda mitad aunque apenas creó oportunidades de peligro.

 

Noticias relacionadas