El Real Valladolid quiere seguir ‘machacando’ al Albacete en el estadio José Zorrilla

El Real Valladolid quiere seguir con su buena racha ante el Albacete. LFP

En las ocho visitas de los manchegos al feudo blanquivioleta, cinco en Primera y tres en Segunda, los locales solo han perdido en una ocasión hace ya casi diez años, mientras que han ganado cinco.

Ganar. No queda otra. Los pupilos de Rubi lo tienen claro. Todo aquello que no sea puntuar de tres este sábado ante el Albacete supondría el desastre. Incluso hacerlo con malas sensaciones supondría jugar con fuego, por lo que al Pucela ya se le ha puesto al cuello una soga que podría comenzar a apretarse en la visita de un rival que ha crecido en las últimas jornadas y tan peligroso como cualquier otro de Segunda. Es lo que tiene la categoría.

 

La cuestión es que los blanquivioletas tienen algo a lo que agarrarse, más allá de las ganas de ganar, que no es otra cosa que las estadísticas. Benditos números, indiscutibles sobre el papel, pero que bien pueden romperse sobre la marcha. En todo caso, el Real Valladolid ha conseguido salir victorioso casi siempre de sus encuentros frente al Albacete cuando este ha arribado a Zorrilla, tanto en Primera como en Segunda División.

 

Nada menos que cinco victorias, dos empates y tan solo una ocasión, en la 2005/2006, en la que un solitario tanto de Cañas fue suficiente para que los visitantes dejaran a los locales sin ningún tipo de botín. Los datos se vuelven más hirientes en Primera, donde se han jugado cinco de estos ocho partidos con un balance de cuatro triunfos y una igualada, lo que deja otra victoria, otro empate y la nombrada derrota en la categoría de plata hace ya casi diez años.

 

Y no son pocos los precedentes cercanos, por cierto. La continua presencia tanto de Real Valladolid como de Albacete en Segunda, pese a la alternancia del primero en Primera y del segundo en Segunda B, ha dejado varios enfrentamientos recientes en el tiempo que bien recordarán los aficionados de Zorrilla.

 

El último, en la 2010/2011, con Antonio Gómez en el banquillo blanquivioleta. El 4 de octubre de 2010 Verza adelantaba a los manchegos y Jorge Alonso igualaba poco después para firmar el que sería el 1-1 definitivo. Un poco más atrás, en la 2006/2007 del meteórico ascenso de Mendilibar, el Pucela sí conseguía llevarse el gato al agua con un 4-2 en el que precisamente el manchego Sisi tomó parte de protagonismo con un gol de bandera, si bien acabó eclipaso por un hat trick de Víctor. El sábado será el momento de intentar repetir la gesta.