Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Real Valladolid no caía tan bajo desde hace cuarenta años

Los jugadores del Real Valladolid, cabizbajos, tras el duro varapalo en Palamós. LFP

El conjunto blanquivioleta no se encontraba en puestos de descenso a Segunda B con la Liga tan avanzada desde el año 1975. 

No corren buenos tiempos para el Real Valladolid. Algo que suena a una triste realidad tan solo nueve jornadas después, va camino de convertirse en una pesadilla para un equipo que, a priori, estaba hecho para el ascenso. Vale, todavía queda mucha Liga por delante. De hecho, apenas se ha disputado un cuarto de temporada. Pero mirar los números de este Pucela supone tener que echarse las manos a la cabeza. Y es que a poco son cifras de descenso, como demuestra el hecho de que el conjunto blanquivioleta descanse en puestos rojos de caída a Segunda B por primera vez desde hace mucho tiempo.

 

El dato lo facilitaba Míster Chip, de Onda Cero, después de que los de Garitano hincaran la rodilla ante el Llagostera en Palamó y se confirmara la hecatombe. “El Valladolid (ha perdido 3-1 con la Llagostera) no estaba en puestos de descenso con la 2ªDiv tan avanzada desde el 30.11.1975”. Claro. Contundente. Doloroso. Aquellos que tenían suficientes argumentos contra el entrenador vasco, acababan de sumar otro.

 

De esta manera, hay que remontarse hasta la temporada 2010/2011 para encontrar una racha semejante de partidos sin ganar en Segunda. Sucedió entre las jornadas 13 y 19, es decir, siete partidos mediante, y el Real Valladolid tan solo consiguió empatar dos de ellos y cayó derrotado en los otros cinco.

 

¿Y quién dirigía al Pucela por aquel entonces? Pues hasta tres entrenadores diferentes, ya que justo cogió el periodo entre el despido de Antonio Gómez, quien comenzó la temporada, el interino Javier Torres Gómez, que solo disputó un encuentro, y Abel Resino, que necesitó hasta su quinto partido como entrenador blanquivioleta para cosechar una victoria y romper tan negativa racha.

 

¿Y Rubi el año pasado? Resulta que el técnico catalán, pese a no conseguir el ascenso la temporada pasada, tan solo llegó en los 42 encuentros de la temporada pasada a encadenar cuatro partidos consecutivos en Liga sin victoria, por lo que Gaizka Garitano ya ha conseguido el 'récord' de cinco choques sin puntuar de tres... y solo en la jornada 9. ¿Es este el fondo del pozo? El próximo domingo habrá que comprobarlo.

Noticias relacionadas