El Real Valladolid gana al Girona con sufrimiento

Al Pucela se le puso el partido de cara a los 17 minutos, cuando ganaba 2-0, y acabó pidiendo la hora, aunque se impuso 2-1 al conjunto catalán.


 

REAL VALLADOLID: Becerra; Moyano, Lichnovsky, Rafa, Balbi; Álex López (Sergio Marcos, min. 73), André Leão, Joan Jordán; Iban Salvador (Míchel, min. 64), Jose (De Tomás, min. 89) y Mata.

 

GIRONA FC: René; Cifu, Kiko Olivas (Borja García, min. 46), Alcalá, Juanpe, Aday (Coris, min. 81); Pere Pons, Portu, Granell; Longo (Sandaza, min. 65) y Cristian Herrera.

 

GOLES: 1-0, minuto 3: Lichnovsky; 2-0, minuto 17: Mata (p.); 2-1, minuto 61: Borja García.

 

ÁRBITRO: Eriz Mata, asistido en las bandas por Vázquez Alvite y Sánchez Rojo. Mostró tarjeta amarilla al local Balbi y a los visitantes Kiko Olivas, Cifu y Aday.

 

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la Jornada 3 de LaLiga 1|2|3, con la presencia de 7.956 espectadores en el Nuevo Estadio José Zorrilla.

El Real Valladolid de Paco Herrera continúa con las ideas claras, aunque siempre hay un pero. Empezó muy bien y terminó pidiendo la hora porque tuvo dificultades para sacar el balón en el tramo final. Pese a ello, volvió a demostrar que es un equipo serio, con mucha hambre y que sabe sufrir para ganar 2-1 al Girona.

 

Porque, de nuevo, empezó adelantándose en el marcador y todo es más fácil cuesta abajo. Aunque, cierto es que, prácticamente, el primer gol se lo encontró tras un centro de Balbi que remata con el pie Lichnovsky y el balón tocó en el palo antes de entrar. Como si fuera una jugada de billar. A partir de ahí, en el minuto 3, el Pucela se quitó la presión de marcar, algo que no había hecho en Vallecas y solo pudo saborear una vez ante el Real Oviedo.

 

Sólido atrás y eléctrico en ataque, el conjunto blanquivioleta dejó que el Girona tuviera la posesión. Construyó un muro en defensa y, pese a que los catalanes pisaban el área local, a Becerra le llegaron pocos balones. Si fuera un partido de frontón, el Pucela habría sido la pared.

 

Los defensas visitantes no pudieron con la velocidad de los atacantes blanquivioletas, a los que frenaron a base de falta. Una de ellas, de Kiko Olivas sobre Jose, fue dentro del área; penalti. Jaime Mata, ex del Girona, chutó a la derecha de René, que se había tirado a su izquierda. Así, en el minuto 17, el 2-0 destacaba en el renovado videomarcador de Zorrilla y la afición pucelana volvió a mostrarse contenta con el equipo.

 

A raíz del segundo tanto, y antes del descanso, el Real Valladolid pudo ampliar la ventaja, pero Álex López, quien volvió a dar un clínic de fútbol, disparó cruzado y René ganó la partida a Jose e Iban Salvador en dos acciones posteriores. Mientras, el Girona no paró de intentarlo, pero el resultado siguió siendo el mismo que anteriormente; aunque cuando consiguió encontrar huecos en la defensa sus delanteros no llegaron a rematar los balones.

 

La afición blanquivioleta agradeció la entrega de su equipo y le despidió con una gran ovación cuando el colegiado del encuentro, Eriz Mata, pitó el final del primer acto. Ya en el segundo, la tónica siguió siendo la misma; el Pucela se mostró tranquilo y el Girona atacando con la defensa en el centro del campo.

 

Parecía tener controlado el partido el equipo de Herrera, que incluso marcó el tercero, pero Álex López estaba en fuera de juego por poco y el linier levantó el banderín. El Girona tampoco metió miedo, pero le cayó un regalo del cielo en forma de gol. Borja García, que había entrado en el descanso por Kiko Olivas, sacó un zapatazo desde los tres cuartos del campo blanquivioleta y pilló adelantado a Becerra, que se vio sorprendido y pudo hacer algo más.

 

Con el 2-1 en el minuto 61, los de Pablo Machín se lo creyeron. Portu se vino arriba, avanzó metros y sacó un potente disparo que se marchó cerca de la portería pucelana. El técnico local empezó a mover el banquillo y dio entrada a un Míchel muy activo que rozó el gol y estuvo cerca de ser asistente en otro, tras un gran taconazo en el área, que dejó solo a Mata ante René. El cancerbero visitante realizó un paradón para evitar la sentencia, ya en el tramo final del choque.

 

Debutaron con la blanquivioleta en partido oficial Sergio Marcos y De Tomás. El primero de ellos tuvo más repercusión negativa que positiva, ya que una mala salida de balón pudo acabar en gol visitante. Le tocó sufrir al Pucela, pero tenía que aparecer Becerra para romper la ley del ex y atrapar un cabezazo de Juanpe.

 

Otra mala salida de Rafa también estuvo cerca de costarle un disgusto al Real Valladolid. En este caso, el remate de Cristian Herrera, tras un centro desde la derecha, se marchó muy cerca de la portería local. Finalmente, los fantasmas se quedaron en el pasado y el conjunto blanquivioleta se llevó otros tres puntos, que le colocan con siete tras las primeras tres jornadas.

 

En el próximo encuentro aparcará la competición liguera para estrenarse en Copa del Rey, con la visita al Real Zaragoza el miércoles 7 de septiembre a las 22:00 horas. Allí, los de Herrera tendrán una nueva oportunidad para seguir demostrando que van en serio.