El Real Valladolid, de mal en peor

Inexplicable derrota en Zorrilla del conjunto vallisoletano ante el Albacete (0-1) que le aleja aún más del ascenso directo en el tramo decisivo de la temporada.

REAL VALLADOLID 0: Javi Varas; Chica, Marc Valiente, Jesús Rueda, Chus Herrero (Brian 56’); André Leao, Timor, Jeffren (Túlio de Melo 56’), Óscar, Omar (Óscar Díaz 68’); y Jonathan Pereira.

 

ALBACETE 1: Dorronsoro; Antoñito, Pulido, Núñez, Paredes; Edu Ramos (Chumbi 87’), Portu; Keko, Mario Ortiz, Samu (Jorge Díaz 72’); y Rubén Cruz (Carlos Moreno 81’).

 

Goles: 0-1 (min. 1). Portu.

 

Árbitro: González Fuertes (colegio asturiano). Expulsó a Paredes por doble amarilla (33’ y 80’), por el Albacete. Amonestó a Óscar (42’) Chica (49’), Jonathan Pereira (61’) y Túlio de Melo (87’), por el Real Valladolid, y a Edu Ramos (28’), Rubén Cruz (43’) Antoñito (72’) y Núñez (88’), por el Albacete.

 

Incidencias. 10.200 espectadores en el estadio José Zorrilla.
 

Si alguien esperaba un cambio radical en el Real Valladolid, estaba equivocado. Y lo peor, parece que nadie cuestiona al entrenador Rubi pese a que su equipo merodea toda la temporada en los puestos altos sin dar un paso definitivo. Pero el caso es que esta plantilla tiene una calidad desbordante para Segunda División que el técnico es incapaz de rentabilizar. Al caos que existe fuera de casa, que ha impedido escalar a lo más alto de la clasificación en el tramo decisivo de la temporada, se une ahora este bloqueo en Zorrilla representado en la derrota ante el Albacete que supone un serio aviso para las aspiraciones vallisoletanas.

 

El Albacete marcó en el minuto 1 del partido y se limitó a contrarrestar el juego deslabazado del Valladolid, que no conectó en su centro del campo y abusó de los balones largos. Muy fácil todo para la defensa manchega. Y con todo el tiempo por delante, el Valladolid se mostró incalaz, apático y sin chispa. Nada asimilable a un equipo que debería desbordar ambición por subir de categoría.

 

Decía Rubi en la previa que tomará decisiones cuando toque jugar fuera por aquello del rendimiento que venía ofreciendo su equipo lejos de Valladolid. Ahora deberá recomponer su discurso porque lo de este sábado ante el Albacete es muy grave. El público silbó a Chus Herrero, a quien culpó del fallo en la entrega que propició el 0-1, pero la impresión es que los jugadores no saben con qué discurso quedarse.

 

En la segunda mitad hubo un gol anulado a Pereira por fuera de juego, como reflejo del escaso bagaje de un aspirante al ascenso que apenas tiró a puerta en todo el partido. Y claro, sumando todos estos condimentos, es imposible encontrar algo sabroso que ofrezca indicios de credibilidad. Hace tiempo que el equipo se mantiene arriba por sus fogonazos de calidad que sirven para cosechar goleadas en casa, pero el ascenso se gana con regularidad y este Real Valladolid no la tiene. En realidad, ahora mismo tiene poca pinta de ser un candidato real para volver a Primera División.

Noticias relacionadas