El Real Valladolid, cuatro temporadas sin pasar de dieciseisavos en Copa

Fue en la 2008/2009 en Primera División cuando el equipo entrenado por Mendilibar eliminó al Hércules en dicha ronda, aunque cayó en octavos frente al Sporting.

No es la Copa del Rey algo a lo que esté muy acostumbrado el Real Valladolid en las últimas temporadas. No es una suposición, sino una realidad. El equipo blanquivioleta lleva nada menos que cuatro campañas sin superar la ronda de dieciseisavos de final, cuando lo hiciera en la 2008/2009 tras imponerse al Hércules de Alicante, si bien cayó acto seguido en octavos frente al Sporting.

 

Desde entonces han sido cuatro temporadas, dos en Primera y dos en Segunda, en las que el Pucela se ha dedicado más bien a darle poca importancia a la Copa, o al menos eso parece. Lejos queda aquel 2006/2007, la temporada del penúltimo ascenso, en la que los de José Luis Mendilibar llegaron hasta cuartos de final, en donde el Deportivo de la Coruña dijo que hasta ahí se había llegado. Se podría decir que aquella fue la excepción de la época actual, en la que los vallisoletanos dieron la talla en la competición del KO.

 

Precisamente Mendilibar es el protagonista, en la nombrada 2008/2009, de aquella última ocasión en la que se consiguió atravesar la línea de los dieciseisavos de final, la primera a la que deben enfrentarse los equipos de la élite del fútbol nacional. En aquel arranque de Copa, el 29 de octubre de 2009, los jugadores entrenados por el de Zaldíbar allanaron el camino en Alicante con un 1-5, por lo que el choque de vuelta se convirtió en un trámite que concluyó 2-2.

 

El paseo en aquella Copa del Rey concluyó a manos del Sporting. Los asturianos se pusieron el disfraz de verdugo en la ida perforando tres veces la portería de Alberto en los primeros 36 minutos, aunque Canobbio dio esperanzas para la vuelta con un gol en el añadido. La remontada estuvo a punto de culminarse con otro tanto del uruguayo y de Pedro León en Zorrilla, pero cuando el Valladolid estaba volcado a por el tercero que hubiera concluido una épica vuelta a la eliminatoria, Jorge hizo el 2-1 que fulminaba toda esperanza. Y así, de tan triste manera, concluía la última vez en la que el Pucela pasó de dieciseisavos.

 

Desde entonces, más sombras que luces. En las dos siguientes temporadas los blanquivioletas hincaron la rodilla ante el Mallorca en la 2009/2010 en dicha ronda (2-1 en Zorrilla que levantaron los bermellones con un 1-0 en la isla) y frente al Espanyol también en dieciseisavos en la 2010/2011 (se consiguió eliminar a Las Palmas y al Huesca en rondas previas, pero se cayó contra los catalanes merced de un 0-2 en Zorrilla, que concluyó con un 1-1 en Barcelona).

 

Acto seguido, ya en una época más reciente, el Celta se convirtió en un muro hace dos temporadas a partido único (el Valladolid cayó estrepitosamente 4-1 en Balaidos) y, el año pasado, tras comenzar ganando 1-0 al Betis con gol de Bueno, los verdiblancos apalizaron a los de Djukic por 3-0 en Sevilla con un estelar Vadillo.

 

Así hasta hoy. ¿Le interesa al Pucela priorizar la Liga y desechar desde un primer momento la Copa, o por el contrario es la oportunidad de que los aficionados sueñen un poco? Si los blanquivioletas se atienen a las últimas temporadas, está claro que la aventura del torneo del KO tiene visos de acabar bastante más pronto que tarde.