El Real Valladolid, condenado a la nada y Portugal condenado al abismo

Rodri disputa un balón a un jugador navarro.

Nueva derrota del equipo vallisoletano, esta vez ante Osasuna en El Sadar, que pone contra las cuerdas al entrenador y obliga a mirar hacia abajo en la clasificación.

C.A. OSASUNA: Nauzet Pérez, Javier Flaño (Manolín, minuto 72), Tano, David García, Oier, Nino, Merino, Roberto Torres, Urko Vera (Buñuel, minuto 64) Unai García y Pucko (Berenguer, minuto 55).

 

REAL VALLADOLID: Kepa, Chica, Marcelo Silva, Juanpe (minuto 52, Samuel) , Nikos, André Leão, Álvaro Rubio (Borja, minuto 60), Villar, Manu del Moral (Renella, minuto 65), Mojica y Rodri.

 

ÁRBITRO: Medié Jiménez. Mostró tarjetas amarillas, por este orden, a Flaño, Leào, Rodri, Borja, Samuel.

 

GOLES: 1-0 (minuto 34); Nino

 

INCIDENCIAS: Jornada 35 de la Liga Adelante. Estadio El Sadar. 15.000 espectadores.

El Real Valladolid sigue condenado a la nada, pero tendrá que empezar a preocuparse por no meterse en líos ya que la distancia con la zona de descenso no es lejana. Su derrota en Pamplona le obliga a meditar sobre lo que resta de competición, sobre todo de cara a la figura de un técnico, Miguel Ángel Portugal, que no ha reactivado al equipo tras su llegada en lugar de Garitano.

 

El Osasuna está metido de lleno en la lucha por asentarse en la zona de playoff y el Real Valladolid no llega. Lo intenta desde hace jornadas pero nada, imposible. Además, las últimas derrotas pesan como losas en un equipo que mira más hacia abajo que para otro lugar más ambicioso.

 

El primer acto pudo acabar en empate, pero el pretendido Juan Villar no acertó. Todo lo contrario que Nino apenas diez minutos antes, cuando cabeceó una acción por encima de Kepa tras el intento de Juanpe que, al despejar, puso el balón en bandeja al jugador rojillo.

 

Y nada más empezar el segundo tiempo, la polémica con los mismos protagonistas. Nino encaró a Kepa y cayó en el área. Todo El Sadar lo reclamó de manera enérgica. Pudo ser pena máxima, pero era una acción complicada de pitar. Aún así, marcó el comienzo de un segundo periodo de mayor insistencia local. 

 

No hubo fútbol, no hubo apenas ocasiones. Pero es lo que nos toca con un Real Valladolid muy decepcionante que solo llena Zorrilla... cuando hay rugby.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: