El Real Valladolid cierra 2015 con un 40% de victorias en partidos oficiales

El Real Valladolid no cierra con el 2015 su mejor año. A.MINGUEZA

De los 45 choques disputados entre Liga, Copa y Play off, dieciocho concluyeron con triunfo, doce en empate y quince con derrota.

UN 2015 BLANQUIVIOLETA

 

45 partidos oficiales (42 de Liga, dos de play off, uno de Copa)

 

*Dieciocho victorias (40%), doce empates (26'66%) y quince derrotas (33'33%)

 

Final de la temporada 2014/2015 (Con Rubi)

 

*Veinticuatro partidos de Liga y dos de play off. Doce victorias, cuatro empates y ocho derrotas en el primer caso, dos empates en el segundo.

 

Comienzo de la temporada 2015/2016 (Hasta la jornada 9 con Garitano, hasta la 18 con Portugal)

 

*Dieciocho partidos de Liga y uno de Copa. Dos victorias, tres empates y cinco derrotas (una en Copa) con Garitano. Cuatro victorias, tres empates y dos derrotas con Portugal.

El Real Valladolid tiene deberes para 2016, qué duda cabe, y mucho más después de echar un vistazo atrás y comprobar que los números que han firmado los blanquivioletas en el año que termina no son precisamente para tirar cohetes. Sí, las dos últimas victorias sirven para dar un respiro respecto a lo que han sido estos doce meses, pero la meta del ascenso no ha llegado a cumplirse en la temporada 2014/2015... y lo cierto es que en la presente todavía queda mucho terreno por recuperar.

 

Estadísticamente hablando, eso sí, el año parece bastante redondo, y no precisamente porque al Pucela le salgan bien las cuentas, sino porque de los 45 partidos oficiales a lo largo de este 2015, dieciocho han concluido con victoria. ¿Y por qué tan redondo? Pues porque con despejar la incógnita con una simple división, se deduce que tan solo dos de cada cinco encuentros (un 40%) supusieron llevarse los tres puntos.

 

Sobra decir que son números que no alcanzan el aprobado para un contendiente y aspirante al ascenso como es el Real Valladolid, con lo que se antoja complicado darle siquiera un aprobado. De estos 45 partidos –42 de Liga, dos de play off y uno de Copa-, en doce (un 26’66%) el árbitro indicó el final cuando el empate lucía en el luminoso, mientras que en el caso de la derrota la cifra se queda en quince (el 33’33% restante).

 

REPASO ANUAL

 

Y por supuesto no todo es cuestión de números en el fútbol. Lo cierto es que el Real Valladolid, ya sea con Rubi, con Garitano o con Miguel Ángel Portugal, ha estado y está lejos del ascenso con el que comenzaron ambas temporadas. Las sensaciones nunca han terminado de ser buenas durante un periodo prolongado de tiempo y lo cierto es que tampoco se ha conseguido conectar con la afición.

 

Atrás quedan grandes decepciones como el olvidado play off ante Las Palmas, la pronta eliminación copera ante el Oviedo o varias goleadas dolorosas a las espaldas como en el Benito Villamarín la temporada pasada (4-0) o en casa de la Ponferradina (3-0) en la presente, con tan solo algunas alegrías puntuales en La Romareda o con revelaciones como la de Juan Villar.

 

¿Qué le queda al Real Valladolid para 2016? Para empezar, mejorar las cifras. Después, pedir un ascenso para Reyes Magos. Y es que a pesar de la reciente mejoría, nunca viene mal una ayudita puntual. Pero eso será ya el año que viene.

Noticias relacionadas