Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El Real Valladolid B se impone al Real Madrid Castilla en el duelo de filiales

Mario se lanza al suelo para quitar el balón a un rival

Los goles de Higinio, en la primera parte, y Samanes, en la segunda, premiaron el buen trabajo del Promesas.

El buen sabor de boca del primer equipo del Real Valladolid también se traslada al segundo. Y es que el filial de Rubén Albés se mostró muy serio ante un rival de más calidad, como el Real Madrid Castilla, que sucumbió ante la pegada blanquivioleta (0-2). Porque, pese a ser un amistoso, el Promesas se tomó el encuentro como si se tratara de un partido de Liga, pero para esto todavía queda una semana.

 

Aunque falta, el Real Valladolid B ha demostrado con esta victoria por dos goles a cero que está preparado. Quizá fuera por el ánimo de revancha del amistoso de la temporada pasada en Medina de Rioseco, en el que el filial merengue ganó 0-1; por jugar ante una de las mejores canteras; o porque, simplemente, este Promesas va en serio. El caso es que concedió muy poco a un rival que no logró imponer su fútbol.

 

Cierto es que los madridistas, capitaneados por el ex del Real Valladolid Mario Hermoso, contaron con más calidad en sus filas, pero el trabajo de desgaste del conjunto blanquivioleta sobre el césped natural del Alfredo Di Stéfano fue tremendo. No sufrió casi nada el equipo de Albés, que concedió pocos espacios y cuando el Castilla logró encontrarlos toda la defensa visitante -incluido el portero Dani Hernández- salieron al rescate.

 

Siempre pareció que estaba más cerca el gol blanco que el violeta, pero la efectividad del Promesas también fue un punto importante. Y es que si al Promesas le dejas un poco te hace daño, como ocurrió en ambos tantos. En el primero, un gran centro de Manel Royo fue cabeceado a la red por Higinio, que se lanzó en plancha sin pensarlo.

 

La presencia de Anuar en el centro del campo pucelano supuso una bombona de oxígeno para sus compañeros. El ceutí volvió a demostrar que es un mediocampista incansable que quiere hacerse un hueco entre los mayores. Con el Promesas lo tiene asegurado, aunque, por si acaso, Albés continúa probando a otros jugadores.

 

Los acercamientos estériles del Real Madrid Castilla siguieron hasta el pitido final. Solo el Real Valladolid saboreó, una vez más, el gol. En esta ocasión fue Samanes, que sacó un latigazo con la zurda a la escuadra contraria y subió el 0-2 al marcador. Incluso, el Promesas pudo ampliar la ventaja, pero las oportunidades se quedaron un gol anulado a Sinisterra, quien volvió a demostrar un gran nivel, y un balón al palo.

 

El Promesas, que disputó el pasado sábado otro amistoso ante Unionistas, seguirá sin mucho tiempo para descansar, puesto que este martes 16 de agosto (19:00 horas) jugará la semifinal del Trofeo Diputación ante el Villa de Simancas. Así, el equipo de Albés tratará de meterse en la final de Mojados, que tendrá lugar una vez que el filial blanquivioleta ya ha comenzado la Segunda B. El estreno liguero se producirá en el campo el sábado 20 en el campo del Coruxo.

Noticias relacionadas