El Real Valladolid, a la búsqueda de dinamita en la zona de ataque

BORIS GARCÍA

La plantilla parece estar bien cubierta en la zaga si no hay salidas, mientras que en la parcela ofensiva todavía faltan varias incorporaciones, así como en la portería.

“Nos falta algún jugador en todas las posiciones. Al menos un lateral izquierdo, jugadores de banda, un centrocampista y un delantero”, explicaba el pasado viernes Joan Francesc Ferrer, Rubi, en su comparecencia ante los medios antes de que el equipo marchara dos días después a Mondariz.

 

Algo han cambiado las cosas desde entonces. Chus Herrero el lunes y Óscar Díaz el miércoles, además de la ya sabida incorporación de Mojica que se anunciará más pronto que tarde, son las bazas que debe tachar el entrenador catalán de su lista para comenzar la temporada en condiciones. Por supuesto, el técnico también reconocía que hacía falta “al menos un portero”, toda vez que Dani Hernández sigue siendo la incógnita del verano.

 

DELANTERA

 

Con la llegada de Roger y Óscar Díaz, el apartado parece bastante bien cubierto, pero parece necesario contar con al menos un punta más. Sin ir más lejos, Juan Ignacio Martínez comenzó la campaña anterior con tres delanteros natos –Osorio, Guerra y Manucho-, por lo que al menos otro atacante de garantías se antoja fundamental.

 

Además, hay que tener en cuenta que Óscar Díaz no se trata de un jugador que aporte demasiadas dianas. Sus mejores números los marcó en la 2012/2013 con el Lugo, cuando transformó quince tantos, y en la 2010/2011, con apenas seis, ambas en Segunda División. Pese a que Roger explotara el año pasado con doce goles con el Zaragoza, son varios los sectores de la afición que ven necesario otro perfora redes para terminar de asegurar el poder ofensivo.

 

CENTRO DEL CAMPO

 

Aquí también hay dudas. El doble pivote cuenta con Álvaro Rubio, Sastre y Leao, pero en la zona de los tres mediapuntas apenas hay cuatro futbolistas; Omar y Bergdich para la izquierda, Óscar en el centro y Jeffren por la derecha. La llegada de Mojica está clara, pero es bastante probable que suponga la salida del marroquí, por lo que las cosas se quedarían como están.

 

Teniendo en cuenta que el rendimiento ofensivo de los otros tres dejó bastante que desear la temporada pasada, con un solo gol de Óscar en las 38 jornadas de Liga entre todos, es bastante lógico que Rubi y Braulio Vázquez anden a la búsqueda y captura de un centrocampista que termine de aportar munición al arsenal que merece un equipo que aspira a volver a Primera División.

 

DEFENSA

 

Sin duda, el apartado más completo del actual Real Valladolid. Peña y Chica en los laterales zurdo y diestro, con Rueda, Valiente y Samuel como centrales, Chus Herrero como comodín para las cuatro posiciones y el canterano Xavi Carmona confirmado como sustituto en la derecha en caso de necesidad. Pese a que se sigue hablando de una posible salida de Valiente, no parece fácil que haya más movimientos en esta parcela.

 

PORTERÍA

 

El otro quebradero de cabeza para Rubi gracias a la marcha de Mariño. Con Dani Hernández en solitario, acompañado con Julio desde el filial, la situación ha terminado por enrevesarse. Se sabe, confirmado por Braulio y como dicta la lógica, que llegará como mínimo otro portero “que debe ser de garantías”, como ha pedido el entrenador, pero a partir de ahí habrá que juzgar si Dani puede y debe quedarse o, por el contrario, hará las maletas y tendrán que venir dos.

 

Se habla de la posible llegada de Casto, así como la de Javi Varas, pero a día de hoy no hay nada confirmado. Muchas dudas en varias posiciones, con solo una certeza; el Pucela debe fortalecer la portería y el ataque.