Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El Real Madrid se esfuerza lo justo para darse otra fiesta

Los jugadores del Real Madrid se felicitan después de uno de los goles

Casillas paró un penalti y Cristiano Ronaldo sentenció con dos goles tras marcar primero Isco y Bale. 

 

FICHA 

 

ALMERÍA: Rubén; Michel, Ximo, Trujillo, Fran Vélez; Verza, Thomas, Edgar, Dubarbier, Soriano y Hemed.

 

REAL MADRID: Casillas, Carvajal, Varane, Pepe, Marcelo, Illarra, Kroos, Isco, Bale, Cristiano y Benzema.

 

GOLES

   0 - 1, min.34, Isco.

   1 - 1, min.39, Verza.

   1 - 2, min.42, Bale.

   1 - 3, min.81, Cristiano Ronaldo.

   1 - 4, min.88, Cristiano Ronaldo.

 

ÁRBITRO: Álvarez Izquierdo (C.Catalán). Amonestó a Verza (min.11), Dubarbier (min.30), Soriano (min.52) y Fran Vélez (min.63) en el Almería; y a Bale (min.24), Marcelo (min.57), Illarramendi (min.64) y Cristiano (min.76) en el Real Madrid.

 

ESTADIO: Juegos del Mediterráneo. 13.950 espectadores.

El Real Madrid consiguió su vigésima victoria consecutiva tras derrotar al Almería (1-4) en el último partido liguero del año antes de afrontar el Mundial de Clubes, que se celebra la próxima semana en Marruecos, después de necesitar una parada de Iker Casillas en un penalti de Verza, así como dos nuevos goles de Cristiano Ronaldo.

 

El equipo de Ancelotti funciona mejor que nunca, es una máquina capaz de sufrir y de gustar, aunque este viernes en Almería perdiese algo de lustre ante un rival definido por la salida de su entrenador. El marcador final puede llevar a la confusión, ya no tanto por el esfuerzo merengue, sino por el buen hacer de los almerienses, deseosos de gustar a su nuevo técnico Juan Ignacio Martínez, que ya estaba en la grada.

 

Miguel Rivera, el entrenador del filial, asumió el banquillo para este partido y a punto estuvo de sacar algo positivo si Verza hubiese marcado el penalti que suponía el 2-2. Ahí estuvo el partido, ese fue el momento que detuvo los corazones almerienses a costa de la sonrisa de Iker Casillas, protagonista en los Juegos del Mediterráneo con su estirada.

 

Hasta entonces, el partido había estado en una balanza equilibrada. Primero porque los locales salieron como motos, apretando la salida del balón rival y después porque el Real Madrid se evaporó hasta la presencia de Isco. La magia del andaluz, que no se cansa de decidir con sus detalles, puso el 0-1 con un disparo arqueado imposible para Rubén.

 

El gol dio alas a los de Miguel Rivera, que encontraron premio en un zapatazo lejano de Verza. El chut, lleno de fuerza y vigor, entró a cinco minutos del descanso, lo que animaba al Almería a conseguir una mejor cosecha en la segunda mitad, en la que podrían haber sido capaces de todo.

 

Pero no hubo opción para los de casa porque así es este Real Madrid: castigador, eficaz, productivo, algo que confirmó en el 42' con un testarazo de Gareth Bale que acabó entrando por el palo largo y dejar a los de casa con la miel en los labios. Ni tan siquiera al descanso podían llegar con el empate.

 

La cabeza le funcionaba perfectamente a los futbolistas del Almería, pero sus piernas no decían lo mismo. Sin embargo, un penalti de Marcelo sobre Edgar dio la oportunidad a los andaluces de igualar nuevamente la contienda. Ahí, en la oscuridad de las rotaciones, surgió la figura de Iker Casillas con una estirada que vale un triunfo.

 

CRISTIANO SUMA Y SIGUE

 

El mostoleño dejó muy frío al equipo almeriense y el Madrid, por su parte, cogió aire para matar a su rival en el tramo final. Y lo hizo con dos goles de su máximo anotador, del que nunca se cansa de perforar la portería del rival, y elevar a 25 la cifra de goles en Liga en la presente temporada.

 

En el primer gol, asistido por Benzema --la visagra que siempre necesitó el Real Madrid entre tanto ego deslumbrante--, y el segundo, de Carvajal, el currante de Leganés, que sirvió en bandeja al de Madeira, sirvió para completar el vigéismo triunfo, cerrar el 2014 con sonrisa y amarrar el liderato antes de afrontar el asalto al Mundial de Clubes.