El Real Madrid se acostumbra a la agonía

Cristianon Ronaldo dio la victoria al final del partido a un Real Madrid que no encuentra su juego.

 

 

FICHA TÉCNICA

 

LEVANTE: Keylor Navas; Pedro López, David Navarro, Héctor Rodas, Juanfran; Simao Mate, Diop; Xumetra (El Zhar, min.67), Ivanschitz, Rubén García (Sergio Pinto, min.88) y Babá (Barral, min.77).

 

 REAL MADRID: Diego López; Arbeloa, Sergio Ramos, Varane, Coentrao (Marcelo, min.59); Khedira, Modric; Di María, Isco (Morata, min.69), Cristiano y Benzema (Jesé, min.78).

 

GOLES:

 

   1 - 0, min.57, Baba.

 

   1 - 1, min.61, Sergio Ramos.

 

   2 - 1, min.86, El Zhar.

 

   2 - 2, min.90, Morata.

 

   2 - 3, min.90+3, Cristiano Ronaldo.

 

 ÁRBITRO: González González (C. Castellano-Leonés) Amonestó a Pedro López (min.80) por el Levante; y a Khedira (min.44) y Arbeloa (min.50) por el Real Madrid.

 

 ESTADIO: Ciutat de Valencia, 24.102 espectadores.

El Real Madrid ha logrado la victoria en el Ciutat de Valencia ante el Levante (2-3) en un partido de la octava jornada, en el que los dos últimos goles madridistas, obra de Morata y Cristiano Ronaldo, llegaron en el tiempo de prolongación.

 

Volvió a lograr la victoria el Real Madrid en el descuento. Los de Ancelotti en un ataque de orgullo se llevaron los tres puntos, gracias a unos últimos 5 minutos de asedio al Levante y gracias a la puntería de Morata y Cristiano Ronaldo.

 

El Levante planteó un partido muy serio, y hasta el minuto 90 le fue bien. Los de Caparrós mordieron en el medio e impidieron que el Madrid se sintiese cómodo. Hasta los últimos minutos las mejores ocasiones fueron de los azulgrana, Diego López realizó varias intervenciones de merito tanto en la primera como en la segunda mitad.

 

Sin embargo al Madrid le valió con apretar cinco minutos para llevarse el triunfo. Esos cinco minutos servirán para que Ancelotti respire y para que los madridistas sigan teniendo opciones de lograr el título, pero no deben servir para ocultar que el juego del Real Madrid fue mediocre.

 

Fue mediocre como viene siendo todo el año, porque este Madrid de Ancelotti no sabe a qué juega. No sabe si tiene que correr o tiene que tocar, y así le ocurrió durante 90 minutos, que fue el Levante el que jugó a lo que quiso, estructurado en el orden que tan bien vertebra Caparrós.

 

Tras el descanso, hasta el gol de Baba, el dominio de los 'granota' fue aplastante. En esos quince minutos los levantinistas llegaron una y otra vez al área de López. Una vez se puso por delante el Levante, Ancelotti metió al campo a Marcelo, que incomprensiblemente fue suplente, y a los tres minutos del gol de los valencianos empató Ramos a la salida de un córner.

 

Con el empate, el técnico italiano dio entrada a Morata y a Jesé y sacó del campo a Isco y al cuestionado Benzema. Los cambios dieron otro aire al conjunto madridista. Técnicamente Morata es un jugador inferior a Benzema, pero con sus ganas y sus movimientos en punta está pidiendo a gritos ser el delantero titular de este Real Madrid.

 

Los tres cambios mejoraron al cuadro merengue, que comenzó a jugar con algo de sentido y se volcó en busca de la victoria. Esto propició que en el Levante comenzase a crear peligro a la contra, en una de esas contras El Zhar definió con mucha clase tras un error de Diego López en la salida.

 

LA ÉPICA MADRIDISTA DE SIEMPRE

 

Ese gol en el minuto 86 parecía suponer la despedida de la liga de los blancos. Pero entonces Jesé, Varane y Morata fabricaron un gran gol. El central francés dio un pase de lujo al canterano y completó así un magnífico encuentro.

 

Ahora mismo la duda no debe ser Pepe o Varane, sino quien acompaña a Varane atrás, porque el recital del galo en la zaga blanca en los dos partidos que ha disputado este año no hace más que refrendar lo que ya se vio el año pasado, que se trata de uno de los mejores defensas del mundo con tan solo 20 años.

 

Después del gol, Morata siguió a lo suyo. En la última jugada del partido abrió un balón a la esquina del área para que Cristiano llegando desde atrás con un disparo seco pusiera la puntilla al Levante y consumase la remontada.

 

Así pues, el Real Madrid salvó el partido en el último suspiro, pero con el juego de este sábado se antoja imposible que logre algún título esta temporada, debe mejorar y mucho, debe tener una idea y no depender sólo de individualidades. Todo lo contrario le sucede al Levante, tiene la idea y cuando la desarrolla bien es un equipo muy complicado de ganar. Pocos puntos se les escaparán del Ciutat de Valencia jugando como ha jugado hoy el equipo de Caparrós.