El Real Madrid reacciona a tiempo para seguir la estela del Barça

Cristiano Ronaldo marcó el primer gol

Cristiano abre el camino del triunfo y marca su gol número 300 como jugador del Real Madrid

 

FICHA TÉCNICA.


RAYO VALLECANO: Cobeño; Tito, Amaya, Zé Castro, Nacho; Fatau (Jozabed, min.57), Trashorras, Embarba (Aquino, min.81), Bueno (Miku, min.69); Kakuta y Manucho.

REAL MADRID: Casillas; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Modric, Kroos, James (Nacho, min.89); Benzema (Isco, min.71), Bale ('Chicharito' Hernández, min.90) y Cristiano Ronaldo.

GOLES:

0-1, min.68, Cristiano Ronaldo.

0-2, min.73, James.

ÁRBITRO: Melero López (C.Andaluz). Amonestó a James (min.20), Cristiano (min.50), Kross (min.50), Carvajal (min.54) y Bale (min.52). A Tito (min.40), Nacho (min.43), Cobeño (min.61) y Amaya (min.63) en el Rayo.

ESTADIO: Estadio de Vallecas.


El Real Madrid se ha impuesto este miércoles a domicilio al Rayo Vallecano (0-2) gracias a los goles de Cristiano Ronaldo y de James Rodríguez, en un partido correspondiente a la trigésima jornada de la Liga BBVA, consumando un triunfo que permite al equipo madridista seguir como segundo y a la estela del FC Barcelona en la cabeza de la clasificación.

Los merengues salieron de Vallecas con un resultado favorable, que extiende así la buena imagen mostrada en la jornada anterior con su goleada (9-1) frente al Granada. Sin mucho fútbol, sobre todo en la primera mitad, los blancos fueron capaces de sacar los puntos de la barriada madrileña. Esa fue la mejor noticia para los merengues.

El entrenador rayista, Paco Jémez, ya había avisado en fechas previas que dudaba de encajar tal cantidad de goles, y por ello durante todo el encuentro sus defensores mantuvieron bajo estrecha vigilancia a Karim Benzema, Gareth Bale y Cristiano Ronaldo.

En los primeros 45 minutos, el entramado ofensivo del Real Madrid vio neutralizado su armamento, hasta el punto de que era el Rayo el que contaba con las mejores ocasiones de peligro. Manucho en la punta del ataque, auspiciado detrás por Alberto Bueno, turbó la tranquilidad de un Casillas que realmente tendría en Embarba a su peor enemigo de la primera mitad.

A la media hora de juego, primero fue un remate flojo de cabeza a la salida se un córner botado por Trashorras; y luego fue con otro testarazo rozando el descanso, esta vez más fuerte, después de un centro bombeado al área desde el flanco derecho de la ofensiva local. Entre medias, los visitantes apenas merodearon las inmediaciones del portero franjirrojo Cobeño, si acaso con un cabezazo del central Varane tras una falta ejecutada por James en el costado izquierdo.

La primera parte del duelo murió sin excesivos sobresaltos para ambos conjuntos, que derrochaban intensidad pero adolecían de incisión frente a los arcos adversarios. El galés Gareth Bale y el francés Karim Benzema habían asumido los roles de ataque del conjunto de Carlo Ancelotti, ante la puntería poco afinada del portugués Cristiano Ronaldo.

CARVAJAL ROMPE EL PARTIDO

Al regreso de los vestuarios, el propio Bale tuvo en su cabeza una gran oportunidad para inaugurar el electrónico de Vallecas, con un remate en plancha que por poco salió desviado. Benzema prolongó la inspiración madridista tirando raso con la derecha casi a renglón seguido, aunque demasiado cruzado ante Cobeño.

El lateral brasileño Marcelo quiso unirse inmediatamente después a la 'fiesta' y propinó un zurriagazo con la zurda, desde fuera del área, que se marchó pegado a la escuadra derecha del guardameta local; y de nuevo Benzema contó en sus botas con otra ocasión, lo que hacía presagiar que el gol de los pupilos de Ancelotti estaba al caer.

Y así fue mediada la segunda parte, donde en poco más de cinco minutos se resolvió el encuentro del lado merengue. Cristiano Ronaldo fue el encargado de abrir la lata rayista (min.68) al culminar de cabeza, y en el interior del área de Cobeño, una jugada personal del defensa Carvajal por la banda diestra; el luso metía de esa forma su tanto número 300 desde que fichase por el Real Madrid allá por el verano de 2009.

El colombiano James Rodríguez, a los 73 minutos, abrochó el triunfo para los suyos efectuando un disparo ajustado. Se situó en la frontal del área franjirroja y su lanzamiento con la pierna izquierda besó la red de un Cobeño que, en sentido figurado, ya bajó los brazos junto al resto de sus compañeros.

Los de Ancelotti corroboraron una jornada más su segunda plaza en la tabla clasificatoria de Primera División, esta vez con una victoria mucho más trabajada que la conseguida frente al Granada. Tres puntos de mucho mérito que le permiten seguir soñando con el título de Liga.