El Real Madrid hasta el final... y supercampeón

Asensio, autor de un nuevo golazo

El Real Madrid ha conquistado la tercera Supercopa de Europa de su historia después de imponerse este martes al Sevilla (3-2) con un gol al final de la prórroga de Dani Carvajal.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

REAL MADRID: Casilla; Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo; Casemiro, Kovacic (James, min.73), Isco (Modric, min.66), Asensio; Lucas Vázquez y Morata (Benzema, min.62).

 

SEVILLA: Rico; Carriço (Rami, min.51), Pareja, Kolo; N'Zonzi, Iborra (Kranevitter, min.74), Mariano, Kiyotake, Vitolo, Vázquez; y Vietto (Konoplyanka, min.67).

 

GOLES

1-0, minuto 21. Asensio.

1-1, minuto 41. Franco Vázquez.

1-2, minuto 72. Konoplyanka, de penalti.

2-2, minuto 90+3: Ramos.

3-2, minuto 119. Carvajal.

 

ÁRBITRO: Milorad Mazic (SRB). Amonestó a Carvajal (min.84), Asensio (min.86) y James (min.93), por el Real Madrid, y a Vitolo (min.40), por el Sevilla. Expulsó por doble amonestación a Kolo en el minuto 93.

 

ESTADIO: Lerkendal.

En el partido disputado en el Lerkendal Stadion de Trondheim (Noruega), el Real Madrid estaba condenado hasta que Sergio Ramos empató en el descuento del tiempo reglamentario. En el tiempo extra, una gran cabalgada de Carvajal propició el gol de la victoria, repitiendo la historia de hace dos años en Cardiff ante el Sevilla.

 

A falta de su popular 'BBC', el conjunto madridista tiró de su zaga y del talento de Marco Asensio, autor de un gran gol, remontado posteriormente por el conjunto sevillista, que tuvo el triunfo en sus manos y que demostró una vez más su competitividad pese a afrontar un proyecto nuevo cada año.

 

Los goles del 'Mudo' Vázquez y de Konoplyanka pusieron cerca el terminar con la maldición en esta competición, perdida por tercera ocasión consecutiva, y de nuevo tras un tiempo extra, suerte que últimamente le está siendo esquiva, ya que también se le escapó así la Copa del Rey ante el FC Barcelona.

 

Pero cuando ya saboreaba un nuevo título continental fue víctima del empuje final del Real Madrid. Como hace dos años en Lisboa, Sergio Ramos, solo esta vez en el área pequeña, firmó un cabezazo que frustró al campeón de la Europa League. Luego llegó la expulsión de Kolo y la claudicación final ante una cabalgada repleta de fuerza de Carvajal. Los dos defensas se llevaron el papel de 'héroes', aunque los merecimientos también son para un Asensio que no desaprovechó su oportunidad.

 

El centrocampista fue, junto a Kovacevic, una de las sorpresas de Zidane en un once sin James Rodríguez ni Luka Modric. Sampaoli planteó una defensa de tres, no metió como se esperaba a Konoplyanka, y, como había anunciado, intentó mandar y ser agresivo. Su diseño, además, privó al campeón de Europa de la llegada de Carvajal y Marcelo, inéditos hasta el tramo final.

 

Así, las mejores opciones en la primera media hora fueron de los de Zidane. Un cabezazo de Ramos y una internada de un activo Asensio, a cuyo pase no llegó Lucas Vázquez, fueron las únicas ocasiones en los minutos de tanteo hasta que el centrocampista balear destapó el talento que le gusta a su técnico. Una pérdida en el medio, le cayó al exmallorquinista que, tras dar un par de pasos, soltó un enorme disparo a la escuadra de la portería de Sergio Rico.

 

El gol despertó más al Sevilla, beneficiado en parte por el pequeño paso atrás que dio su oponente. La pelota fue de los de Sampaoli que, poco a poco, consiguieron llegar a la portería de Kiko Casilla, amenazado por una llegada de Mariano, que no definió bien, y por un disparo de Carriço, al que respondió con una buena mano. Sin embargo, el catalán no pudo con el lanzamiento de Franco Vázquez, uno de los mejores sevillistas y que logró el 1-1.

 

RICO SOSTIENE AL SEVILLA HASTA LA APARICIÓN DE CARVAJAL

 

Tras el descanso, el guión del partido no varió en exceso y fueron del Real Madrid las mejores aproximaciones, casi siempre con Asensio y Lucas Vázquez, que firmó un partido muy destacado, como protagonistas. La enésima internada del primero acabó con un buen pase a un Isco, demasiado lento para finalizar a la primera.

 

El campeón de Europa pisaba más las inmediaciones del área del campeón de la Europa League, al que le costaba de nuevo meter miedo a Casilla. Zidane apostó entonces por meter a Benzema por un desacertado Morata y a Modric por Isco en busca de tener más mordiente para el final, mientras que Sampaoli también retiró a un Vietto inoperante por la velocidad de Konoplyanka.

 

El partido entraba en su fase decisiva, donde cualquier error podría ser clave, y el Sevilla encontró la llave para acercarse al título. Un inocente penalti de Sergio Ramos a Vitolo permitió a Konoplyanka confirmar la remontada en el único disparo a puerta sevillista. 'Zizou' reaccionó de inmediata metiendo a su última baza, el colombiano James Rodríguez, en busca de una igualada que sólo llegó en el último suspiro, cuando Ramos repitió cabezazo vital en otra final.

 

La expulsión de Kolo, que vio dos amarillas casi seguidas, terminó por dar el mando al Real Madrid. El de Camas estuvo a punto de acaparar todo el protagonismo, pero su segundo cabezazo fue anulado por falta previa sobre Rami, y James, ya en la segunda mitad, no aprovechó un gran pase de Benzema.

 

El colombiano se topó con un Rico, que se disfrazó de 'muro' cuando más lo necesitaban los suyos, más 'tocados' en lo físico, pero que intentó no rifar el balón cuando disponía de él. La figura del tercer portero de la 'Roja' se agigantó ante Lucas Vázquez y para tapar un peligroso tiro del colombiano, pero no le bastó al Sevilla. Carvajal robó el intento de cabalgada de Konoplyanka y tiró de fuerza para llegar al área y demostrar sus dotes de delantero marcando un gol con sabor a trofeo.