El Rayo Vallecano ficha a Alberto Bueno

Alberto Bueno, en un partido con el Real Valladolid.

El delantero madrileño rescinde su contrato con el Real Valladolid y se va al conjunto franjirrojo por dos temporadas.

Se acabó el camino de Alberto Bueno con el Real Valladolid tras cuatro temporadas. El delantero madrileño ficha por por dos temporadas con el Rayo Vallecano rescindiendo su contrato con el club blanquivioleta -que no verá ni un euro en la operación- y deja atrás así una etapa en la que, ciertamente, nunca ha llegado a triunfar en Zorrilla.

 

La situación se ha desarrollado de manera muy rápida, en lo que podría denominarse una operación relámpago de algo más de 24 horasTodo comenzó con la posible llegada de Lucas Barrios al Rayo Vallecano.

 

El argentino había pasado el martes el reconocimiento médico con el equipo madrileño, pero a última hora la directiva se enteró de que el contrato de Barrios con su anterior equipo, el Guangzhou chino, no estaba completamente rescindido. El Rayo se exponía a una demanda de números millonarios si culminaba la incorporación. Conclusión, no hubo fichaje. No está el horno para bollos con la Ley Concursal.

 

Fue entonces cuando se activó el plan B, que no era otro que el de Alberto Bueno. El madrileño ya tuvo contactos con el equipo vallecano el año pasado, que quedaron en agua de borrajas. Pero al fin y al cabo, hoy día, seguía siendo un jugador del gusto de Paco Jémez.

 

Bueno, casi mientras jugaba este miércoles el partido amistoso del Pucela ante el Cagliari en cerdeña, se mostró de acuerdo con rescindir su contrato con el Pucela, del que le restaba un año. Su interés por volver a Madrid, sumado al del Valladolid por deshacerse de una alta ficha, han terminado con el madrileño haciendo las maletas lejos de Zorrilla.

 

Precisamente su sueldo y su rendimiento irregular, cesión al derby County hace dos temporadas mediante, han hecho que el jugador no terminara de convencer del todo a afición ni a los diferentes técnicos que han ido pasando por el banquillo. Así termina la historia de uno de los fichajes más caros del Real Valladolid que pasó sin mayor pena ni gloria por la ciudad.