El Quesos se tiene que poner el mono para arañar la victoria frente al Pozuelo

El VRAC tardó en demostrar su superioridad frente a un buen CRC pero consiguió tres ensayos en 15 minutos que valieron para sumar una nueva victoria con bonus ofensivo.

31 - VRAC Quesos Entrepinares: Sergio Valverde, Pablo Miejimolle, Yannick Pardo, Manuel Mora, Lucas Lastra, Borja Estrada, Adrián Pescador, Kalo Gavidi, Pablo Gil, Álvaro Ferrández, Rodrigo López, Nacho Muller, Alex Muller, Pedro de la Lastra y Frederic Montagut.

También jugaron: Miguel Merino, Ignacio Molina, Gareth Griffiths, Diego Gorosito, Diego Conde y Haru Nakayama.

 

20 - CRC Pozuelo: Fernando González, Alejandro Cantarero, Daniel Narváez, Von Kursell, Javier Salazar, Telmo Romero, Zachary Taylor, Arturo Brasca, Ignacio Vázquez, Jamieson Clark, Carlos Molina, Scott Harrison, Daniel Barrero, Marcos Hidalgo y Antoine Sánchez.

 

Parciales: 7-0, min. 4: Ensayo de Montagut y transformación de Pablo Gil; 7-5, min. 8: Ensayo de Jamieson Clark; 10-5, min. 43: Transformación de castigo de Pablo Gil; 10-12, min. 46: Ensayo de Antoine Sánchez y transformación de Clark; 10-15, min. 53: Transformación de castigo de Jamieson Clark; 17-15, min. 56: Ensayo de Ignacio Molina y transformación de Gareth Griffiths; 24-15, min. 63: Ensayo de Nacho Muller y transformación de Gareth Griffiths; 31-15, min. 70: Ensayo de Ignacio Molina y transformación de Gareth Griffiths; 31-20, min. 78: Ensayo de Telmo Romero; 

 

Árbitro: Alhambra Nievas (Comité Andaluz). 
 

Incidencias: Partido correspondiente a la quinta jornada de la División de Honor de Rugby 2014/2015 disputado en los Campos de Pepe Rojo.

Cuando menos se esperaba, despertó el Quesos para llevarse un triunfo que le mantiene en la pelea de la parte alta de la clasificación de la División de Honor. Peligró la victoria durante varios minutos, pero el equipo de Diego Merino se puso el mono de faena y liquidó al CRC en poco más de un cuarto de hora, durante el que sí estuvo al buen nivel que siete días atrás le permitió levantar la Supercopa.

 

Y eso que el ensayo de Montagut con la transformación de Pablo Gil a los 100 segundos de que Alhambra Nievas señalase el inicio del encuentro presagiaba un arrollador Quesos y un batido CRC. Nada más lejos de la realidad.

 

A Merino se le rompió el folio de lo previsto: Álvaro Ferrández, Sergio Valverde y Adrián Pescador se retiraron lesionados y el VRAC tuvo que cambiar el plan inicial. Mientras, los madrileños se aprovechaban de la incertidumbre y de un Entrepinares que apenas superaba la divisoria.

 

Recortaron distancias con un ensayo de Jamieson Clark pero Pablo Gil, que asumió los primeros pateos tras la lesión de Ferrández y la suplencia de Griffiths, transformaba un castigo que volvía a abrir brecha y que dejaba un escaso 10-5 al descanso.

 

La segunda parte arrancó como la primera. Con un Quesos desconcertado, sin acercarse a la veintidós rival y con un CRC soñando con la sorpresa. Los pozueleros voltearon el marcador con un ensayo de Antoine Sánchez que ratificaba entre palos de nuevo Clark. El mismo Clark  conseguía, con un nuevo castigo transformado, meter el miedo en el cuerpo de los aficionados queseros. 10-15, menos de media hora para el final y el VRAC no daba señales de vida.

 

Y cuando alguno sacaba la calculadora para echar las cuentas de la lechera, hubo reacción local y los de Merino liquidaron a un CRC que se vio superado físicamente. La dupla malagueña Ignacio Molina- Pablo Miejimolle, con el respaldo de sus compañeros, reactivó al Quesos. Molina ensayó para tranquilidad de los asistentes en Pepe Rojo en el 56 y siete minutos después Nacho Muller ampliaba la renta posando el oval en zona de marca.

 

Griffiths, cómplice de la remontada y muy activo durante los minutos de los que dispuso, transformaba ambos ensayos y también el cuarto, que valía el bonus y que se anotó de nuevo Nacho Molina en su cuenta particular.

 

El partido lo cerró un anecdótico ensayo de Telmo Romero que no influyó en el reparto de puntos. Menos anécdota fue el debut de Diego Conde, que suma un nuevo canterano a la larga lista de jóvenes queseros que aportan al primer equipo.