El Quesos se deja en Portugal su cuarta Copa Ibérica

Una transformación de Griffiths adelantó en el marcador al VRAC al poco de comenzar el partido, pero Direito mostró la superioridad del rugby portugués y dejó sin opciones a los vallisoletanos con el paso de los minutos. 

41 - Grupo Desportivo de Direito: Joao Corresa, Francisco Tavares, Jorge Segurado, Luis Sousa, Rui D´Orey, Vasco Uva, Salvador Palha, Vasco Fragoso Mendes, Pedro Leal, Gonçalo Malheiro, Aderito Esteves, Miguel Leal, Manuel Vilela, Antonio Ferrador y Antonio Aguilar.

 

11 - VRAC Quesos Entrepinares: Scott Vessey, Pablo César Gutiérrez, Alberto Blanco, Iñigo Ribot, Carlos Gavidi, Borja Estrada, Álvaro Abril, Adam Newton, Pablo Gil, Gareth Griffiths, Sergio Fernández, Manuel Sevillano, Javi Ortega, Marco Lora y Pedro Martín.

 

También jugaron: Alberto Pastor, Ignacio Molina, Steve Barnes, Ángel de la Calle, Diego Gorosito.

 

Parciales: 0-3, min 4: Transformación de castigo de Griffiths; 3-3, min 13: Transformación de castigo de Malheiro; 10-3, min 18: Ensayo de Sousa y transformación de Malheiro; 10-6, min 24: Drop de Griffiths; 17-6, min 27: Ensayo de Rui D´Orei y transformación de Malheiro; 24-6, min 34: Ensayo y transformación de Malheiro; DESCANSO; 27-6, min 42: Transformación de castigo de Malheiro; 34-6, min 54: Ensayo de Mendes y transformación de Malheiro; 41-6, min 65: Ensayo de Vilela y transformación de Malheiro; 41-11, min 74: Ensayo de Álvaro Ferrández.

 

Árbitro: Callum Howard (Colegio Inglés). Amonestó a Portela y Sergio Fernández.

 

Incidencias: Final de la Copa Ibérica disputada en el campo lisboeta de Monsanto.

No pudo ser. El Entrepinares buscaba en Portugal la Copa Ibérica que se la había escapado en varias ocasiones en tierras españolas, pero la superioridad del rugby luso sobre el español volvió a quedar patente con la abultada victoria lograda por Direito. Un marcador que no refleja todo lo visto sobre el césped de Monsanto, pero sí el empaque del conjunto local, que solo en los primeros minutos se vio por debajo en el marcador.

 

Porque el VRAC saltó al campo lisboeta como lo que es, un equipo sin miedos y sin reservas, que desde el principio hasta el final luchó por la victoria. Gareth Griffiths despertó la ilusión de la afición quesera al poco de que el colegiado inglés Howard señalase el inicio del partido. Con una patada de castigo colocó el 0-3 en el marcador. No tardó Direito en igualar el duelo, cuando el infalible Gonzalo Malheiro, también con una transformación, ponía el 3-3 en el marcador.

 

La igualada insufló ánimos a los lusos, que apenas diez minutos después, se adelantaban al lograr su primer ensayo. Lo conseguía Sousa, encontrando de nuevo la respuesta en la pierna derecha de Malheiro. Direito empezaba a abrir brecha en el marcador, pero un inteligente drop de Griffiths frenaba la euforia de los locales.

 

El 10-6 volvió a reanimar al campeón portugués, que respondió logrando siete puntos más fruto de un ensayo de D´Orei y otra buena patada de su número diez. Un 17-6 que ya de por sí era suficiente castigo para un VRAC que se vio mermado con la lesión de Alberto Blanco. Tres minutos fatídicos que marcarían la final, especialmente en lo anímico, para el equipo de Diego Merino. Y es que antes del descanso Malheiro volvía a hacer de las suyas. Nuevo ensayo y nueva transformación para llegar al intermedio con un 24-6 que complicaba mucho la empresa a los queseros.

 

Tras la reanudación, más de lo mismos. Direito se sentía cómodo y el VRAC no terminaba de conseguir el juego fluido que le permitió lograr el pasaporte a la Copa Ibérica. Los portugueses conseguían frenar las intentonas por los costados y las aperturas para oxigenar de los vallisoletanos.

 

Así, una nueva transformación puso el 27-6 y, en el minuto 57, el partido se rompió definitivamente tras un robo en la divisoria que permitió a Mendes correr hasta la línea de ensayo y a Malheiro volver a transformar. La cabeza decía que el 41-6 era irremontable, el corazón que el Quesos no bajaría los brazos hasta el final.

 

Y eso que el conjunto español se encontró con un nuevo obstáculo en el camino. Alberto Pastor, que había entrado sustituyendo a Blanco, abandonó Monsanto en camilla tras un duro golpe.

 

Pese a la ausencia de dos de los pesos pesados del equipo, y la situación en contra en el marcador, Direito no conseguía sacar a los de Merino de la veintidós. Los vallisoletanos no estaban dispuestos a marchar de Lisboa sin ensayar, y lo consiguió Álvaro Ferrández tras una buena apertura hacia la parte izquierda que "Fleki" certificó posando el oval tras la línea de marca para dejar el 41-11 final.