El Quesos Entrepinares se agarra al liderato con casta frente al Atlético (34-27)

TRIBUNA

El Atlético de Madrid complicó el partido a los de Merino, que reaccionaron en los últimos diez minutos del encuentro para volver a ganar con bonus.

Ficha técnica:

 

34- VRAC Quesos Entrepinares: Pablo César Gutiérrez, Stephen Barnes, Scott Vessey, Iñigo Ribot, Ignacio Molina, Borja Estrada, Stefano Tucconi, Adam Newton, Pablo Gil, Álvaro Ferrández, Sergio Fernández, Gareth Griffiths, Álex Muller, Gabriel Herrera y Pedro Martín
También jugaron: Javi Ortega, Álvaro Abril, Diego Gorosito, Pablo Miejimolle, Manuel Sevillano, Sergio Valverde.

 

27 - Atlético de Madrid: Onega, Soler, Salazar, Philiponeau, Ramírez, Brasca, Ruiz, Armental, Balbin, De la Rosa, Canosa, Martín, Cloppet, Fontes y Ojeda


Parciales: 0-3, min.7: Transformación de castigo de Balbín; 3-3, min.9: Transformación de castigo de Gareth Griffiths; 3-10, min.15: Ensayo de De la Rosa y transformación de Balbín; 10-10, min.27: Ensayo de Nacho Molina y transformación de Gareth Griffiths; 13-10, min.39: Transformación de castigo de Gareth Griffiths; 13-17, min.41: Ensayo de Fontes y tranformación de Balbín; 20-17, min.62: Ensayo de Nacho Molina y transformación de Gareth Griffiths; 20-24, min.65: Ensayo de Fernández y transformación de Balbín; 27-24, min.70: Ensayo de Pedro Martín y transformación de Gareth Griffiths; 34-24, min.81: Ensayo de Sergio Fernández y transformación de Gareth Griffiths; 34-27, min.84: Transformación de castigo de Balbín.

 

Árbitro: Iñigo Atorrasagasti. Amonestó a Salazar y a Férnández.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 16 de la División de Honor disputado en Pepe Rojo ante 1.600 espectadores.

Cada uno de los cinco puntos que el Entrepinares sumó por sexta jornada consecutiva en la División de Honor han vuelto a ser fruto de la garra y la insistencia de un equipo con vitola de campeón. Mermado por enésima vez por las lesiones, los de Merino volvieron a verse por debajo en el marcador y consiguieron remontar frente a un Atleti batallador y que llegó a creer en conseguir la victoria en Pepe Rojo.

 

Un Pepe Rojo abonado al sufrimiento pero también a las alegrías; a los finales agónicos y a las celebraciones; en definitiva, a ver cómo su equipo deja hacer y después ejecuta durante unos minutos un rugby de máximo nivel que le sirve para ganar. Y es que en esta División de Honor hay que ganar mucho para ser el líder, y para serlo con ventaja. La derrota de Independiente en Hernani amplía el colchón a favor de los de Merino y demuestra que el título está en juego en cada partido, sea quien sea el rival.

 

El Atlético se empeñó en demostrar que también es un aspirante a levantar el cetro de la competición doméstica. De hecho, los rojiblancos estuvieron gran parte del encuentro por delante en el marcador, e incluso llegaron por encima cuando solo quedaban diez minutos para el final. Antes, sin un escrutinio previo, los equipos saltaron al verde sin tregua y con la tónica habitual de los últimos encuentros: dos transformaciones, una de Balbín y otra de Griffiths, que mantenían la balanza equilibrada cumplido el minuto 15 de la primera parte.

 

Tomó entonces ventaja el conjunto colchonero, con un ensayo de De la Rosa que refrendó con el pie Balbín. Un excepcional Nacho Molina, batallador y en un gran momento de forma, ensayó y encontró la respuesta de Gas, que daría otros tres puntos en un perfecto pateo que colocaba el 13-10. Pero justo antes del descanso, Fontes y Balbín volvían a adelantar a los colchoneros: 13-17.

 

Un resultado que aguantaría en las gradas de Pepe Rojo durante muchos minutos, porque el inexistente tanteo entre los dos equipos al comienzo del partido, sí que se produjo en el inicio del segundo tiempo. Lo rompió Molina de nuevo a falta de media hora para el final: era el tiempo que tenía en VRAC para sumar dos nuevos ensayos que diesen la victoria y el punto bonus. Quizá por el exceso de ambición y ganas de conseguirlo, un despiste propició un inesperado ensayo de Fernández que, junto con la transformación de Balbín, volvían a poner por encima al Atlético.

 

Las gradas de Pepe Rojo, lejos de contagiarse de la tensión que desprendía el partido y el resultado, insuflaron unos ánimos vitales a la postre para los suyos. Así, Perico y Sergio Fernández obraron la machada: dos ensayos en apenas diez minutos que valían un triunfo con bonus. El Atleti sumó el defensivo con un golpe sobre la bocina.