El Quesos Entrepinares, rey de reyes en la península (32-8)

CARLOS MONSALVE

Los de Diego Merino derrocaron por 32-8 al CDU Lisboa en Pepe Rojo y firmaron un 2014 de ensueño, con póker de títulos de Liga, Copa, Supercopa e Ibérica.

Ficha técnica:

 

32- VRAC Quesos Entrepinares: Pablo César Gutiérrez, Steve Barnes, Alex Woonton, Borja Estrada, Leigh Thompson, Manu Mora, Stefano Tucconi, Kalo Gavidi, Pablo Gil, Dan Snee, Rodrigo López, Nacho Muller, Gareth Griffiths, Guillermo Mateu y Frederic Montagut.
También jugaron: Sergio Valverde, Alex Muller, Ignacio Molina, Haru Nakayama, Manuel Sevillano, Mateo Agudo, Juan Carlos Pico y Alberto Pastor.

 

8- CDUL: Bruno Medeiros, Foro Duarte, Diogo Fialho, Gil Duarte, Geordie Mcsulea, Joao Lino, Filipe Olegairo Pereira, Tiago Girao, Francisco Magalhaes, Pedro Cabral, Francisco Appleton, Tomaz Appleton, Carl Murray, Tomás Botelho y Nuno Penha e Costa.


Parciales: 3-0, min. 16: Transformación de castigo de Dan Snee; 10-0, min. 22: Ensayo de castigo y transformación de Dan Snee; 17-0, min. 28: Ensayo de Stefano Tucconi y transformación de Dan Snee; 17-3, min. 31: Transformación de castigo de Pedro Cabral; 20-3, min. 45: Transformación de castigo de Dan Snee; DESCANSO; 20-8, min. 48: Ensayo de Carl Murray; 27-8, min. 52: Ensayo de Pablo Gil y transformación de Dan Snee; 32-8, min. 73: Ensayo de Pablo Gil.

 

Árbitro: Thierry Mallet (Francés). Amonestó a Gil Duarte, Pablo César Gutiérrez.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la Final de la Copa Ibérica 2014 disputado en los Campos de Pepe Rojo.

Colosal, increíble, épico. O lo que es lo mismo para el VRAC Quesos Entrepinares; histórico. Y es que los de Diego Merino entraron en la Historia del rugby español por la puerta grande, después de tumbar sin apenas oposición al CDU Lisboa en Pepe Rojo por 32-8 y firmar así un año de ensueño. Cuatro títulos como cuatro soles que han cosechado los queseros, merced de Liga, Copa, Supercopa y la recién conseguida Ibérica, que eleva al VRAC al cielo deportivo.

 

Y eso que la cosa no pintaba fácil, a priori. El equipo lisboeta se mostraba intratable en Portugal, donde no conocía la derrota en el campeonato doméstico, y los queseros luchaban contra la maldición de no haber ganado nunca la Ibérica, único título que se les resistía por el momento. Pero este VRAC tiene magia, tiene chispa, ese duende de campeón, y este domingo volvió a quedar patente en un Pepe Rojo abarrotado.

 

Pronto se pusieron las cosas de cara cuando Dan Snee, él solito, se cargó al equipo a las espaldas y puso el 17-0 en el marcador ante la pasividad de la defensa portuguesa. Los de Merino salieron a darlo todo desde el primer momento y eso quedó patente sober el césped de un campo vallisoletano que quería evr campeonar una vez más a los suyos.

 

Poco a poco el partido fue asentándose, los dos equipos igualaron algo más sus fuerzas, si bien es cierto que los locales tuvieron en sus manos todo el rato el control y en ningún momento dio la sensación de que pudiera escaparse el cuarto título. Al descanso se llegaría con 20-3 en el luminoso, pero casi con la sensación de que el campeonato se quedaba en casa.

 

Ahí fue importante la actitud de toda la plantilla del VRAC. Dan Snee siguió demostrando que esta iba a ser su final, mientras otros como Murray o Pablo Gil seguían dando ventaja en el marcador a los locales. Los portugueses, acosados en todo momento, poco pudieron hacer ante la insistencia de un equipo que ya ha escrito la próxima hoja de su Historia en letras doradas.

 

El último ensayo de Pablo Gil, ya en la recta final del encuentro, hizo estallar la grada. Era la más absoluta confirmación de que el Quesos se llevaba el partido, y por ende, la Copa Ibérica. Puede que sea 28 de diciembre, pero este VRAC no es ninguna broma.