El Quesos Entrepinares reacciona en Altamira para ganar al Ordizia

El VRAC levanta en Altamira un 19-7 en contra para ganar y sumar cinco nuevos puntos que le permiten seguir luchando por la primera plaza. Sublime Dan Snee con 24 puntos.

ORDIZIA (28): Jon Ander Crende, Mikel García, Vaughan Lomax, Kepa Zamakola, Johannes Kitshoff, Joan Tudela, Oier Goia, Asier Álvarez de Eulate, Mikel Aizpurua, Corey Simpson, Phillip Huxford, Haddar, Puyadena, Korta y Kroll.

 

VRAC Quesos Entrepinares (34): Sergio Valverde, Pablo César Gutiérrez, Alberto Blanco, Lucas Lastra, Ignacio Molina, Mateo Agudo, Stefano Tucconi, Leigh Thompson, Diego Gorosito, Dan Snee, Rodrigo López, Manuel Sevillano, Alex Müller, Guillermo Mateu y Frederic Montagut. También jugaron: Alex Woonton, Manu Mora, Haru Nakayama, Borja Estrada y Juan Carlos Pico. 

 

Árbitro: Alhambra Nievas. Amonestó a Guillermo Mateu.

 

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 14 de la División de Honor de Rugby 2014-15 disputado en Altamira.

Un castigo transformado por Kroll dos minutos después del descanso elevaba la renta de Ordizia a doce puntos. Fue la máxima en contra y el peor momento del Quesos, que se había ido a los vestuarios recibiendo un ensayo y con unas sensaciones que iban de mal en peor. Por suerte, el equipo de Diego Merino fue carburando y terminó dominando un partido que se presentaba clave para aspirar a asaltar el liderato de la División de Honor.

 

Tras un comienzo fulgurante, que dejó un ensayo de Alex Muller cuando solo habían transcurrido cuatro minutos desde el pitido inicial de Alhambra Nievas, el VRAC desapareció de Altamira. Del buen inicio y la ventaja de siete puntos, los queseros pasaron a media hora espesa en juego y en ideas, con un Ordizia creciéndose en sensaciones y en el marcador. Dos ensayos, de Goia y Korta, y dos transformaciones de Kroll, complicaban las cosas para los de Merino, que lucharon durante el primer tiempo contra 16 jugadores: a los 15 ordiziarras había que sumar el viento, que cambiaría de bando para el segundo acto.

 

Dan Snee, que completó su mejor encuentro desde que viste la elástica quesera, comenzó a castigar a Ordizia con el pie y con la mano, con la fuerza y con la velocidad. Una patada entre palos recortó la brecha y un ensayo de Guillermo Mateu, ratificado por Snee, acercaron al Quesos en el marcador.

 

Respondió de nuevo Kroll, que no estaría acertado en los momentos decisivos pero que mantenía al Ordizia cinco puntos arriba. Entre medias, movimientos de banquillo que otorgaban seguridad y garantías al Entrepinares, que iba a más. La ventaja de los vascos se evaporó cuando Snee, con la complicidad de todos sus compañeros, lo decidió. Dos ensayos transformados por él mismo en solo seis minutos daban 14 decisivos puntos que el VRAC mimaría hasta el final. Otros dos castigos de Kroll acercaron a tres al Ordizia, pero Snee cerró el candado con una nueva patada que aseguraba el triunfo.