El Pucela se gusta ante el Burgos a diez días de comenzar la Liga (6-1)

El conjunto blanquivioleta llegó al descanso 1-1, pero aportó buenas sensaciones durante todo el partido y sacó la apisonadora en la segunda mitad para marcar cinco goles.

FICHA TÉCNICA:

 

Real Valladolid: Dani Hernández, Chus Herrero, Samuel, Rueda, Mojica, André Leão, Timor, Jorge, Óscar, Bergdich y Óscar Díaz. También jugaron Álvaro Rubio, Julio, Peña, Valiente, Omar, Roger y Chica.

 

Burgos C.F.: Álvaro, Sergio, Maureta, Manu Torres, Moke, De Vicente, Cristian López, Antón, Germán, Álex Cruz y Manzano. También jugaron Gabri, Javi Hernández y Zamora.

 

Goles: 1-0, Óscar, minuto 11. 1-1, De Vicente, minuto 38. 2-1, Bergdich, minuto 48. 3-1, Óscar Díaz, minuto 59. 4-1, Omar, minuto 73. 5-1, Bergdich, minuto 77. 6-1, Roger, minuto 85. 

 

Árbitro: Hernández Cifuentes. Amonestó a Moke y Javi Hernández del Burgos y a Chus Herrero del Real Valladolid. 

 

Incidencias: Partido disputado en las instalaciones de San Miguel en Íscar.

Toque, toque, toque. Presión, presión, presión. Ataque por banda, ahora izquierda, ahora por la izquierda, ahora por la derecha. Y con la participación de todo el equipo en un juego combinativo bonito. Así se podría definir la victoria por 6-1 que le endosó el Real Valladolid al Burgos en Íscar, en el que fue el penúltimo compromiso de la pretemporada antes de empezar la Liga y en el que los de Rubi se dieron un auténtico homenaje gracias a los goles de Óscar, Bergdich por partida doble, Roger, Omar y Óscar Díaz.

 

Y eso que la primera parte del Pucela no fue especialmente genial, al menos en cuanto a resultado. Si bien es cierto que los blanquivioleta se hicieron desde el primer instante con el control del balón, dejando clara una vez más cuál es la apuesta del entrenador, al descanso se llegaría con el 1-1 en el marcador. Pero eso no importa en la pretemporada. Lo realmente trascendental son las sensaciones, y las de este Valladolid eran realmente buenas.

 

Si algo está sabiendo hacer Rubi bien en estos partidillos de preparación, y bien claro lo dejan los jugadores con sus declaraciones día a día, es hacer que todos los jugadores se sientan importantes, da igual su categoría. Y estos responden. En una vuelta de tuerca de lo que fue la alineación contra el Eibar, esta vez era el turno de otros como Óscar Díaz, el canterano Jorge Hernández o Mojica.

 

Andaba tanteando ya el conjunto albivioleta la portería burgalesa cuando fue Óscar el que aprovechó un regalo de Jorge Hernández para hacer el 1-0 a placer, completamente solo. sería solo el principio. El Pucela tiró de repertorio y se pudieron ver cosas muy interesantes en las instalaciones de San Miguel. Destacables las actuaciones de Timor y sobre todo de Óscar Díaz, que dio un recital de cómo jugar de espaldas a portería bajando el balón para sus compañeros. La maquina parece estar ya casi engrasada, aunque no conviene sacar conclusiones precipitadas, y menos en un choque de semejantes condiciones.

 

En todo caso, y como el artefacto perfecto no existe, tenía que haber un borrón, y ese fue el gol de De Vicente justo antes del descanso. No merecía irse con empate al descanso el Pucela, pero en pretemporada el fútbol también es fútbol. No fue más que un espejismo que se quedó en nada ante una segunda parte arrolladora de los de Rubi.

 

La apisonadora salió a pasear con las permutas del entrenador catalán tras el paso por vestuarios. Bergdich pronto volvió a poner en ventaja a los vallisoletanos, Óscar Díaz puso tierra de por medio con un buen gol con la zurda y, en medio del carrusel de cambios, cayó también un carrusel de goles. El Burgos era un jueguete roto en manos de un Pucela serio, que supo imponer su autoridad manteniendo las señas que había mostrado en la primera parte.

 

No se quedó ahí la cosa. Hasta Omar, Bergdich de nuevo y Roger -otro que apunta alto aunque solo sea por la brillante capacidad de desmarque que está demostrando en esta pretemporada- se unieron a la fiesta y dejaron las posibilidades blanquinegras por los suelos. La realidad se imponía, y esta dictaba que el Real Valladolid empieza a estar muy rodado pese a que todavía falta algún jugador por llegar, detalle que en realidad se antoja bastante importante.

 

La última cita antes del pistoletazo de salida en Zorrilla ante el Mallorca será este mismo sábado en el último amistoso ante el Rayo Vallecano, en el Trofeo Ciudad de Valladolid que tendrá lugar a las 19.45 horas. La prueba de la verdad ante el público de Zorrilla, con ganas de más.