El Pucela se fue de vacaciones antes de tiempo (4-2)

El conjunto blanquivioleta ya iba perdiendo en el minuto 4 y llegó a ponerse 4-0 en Cornellá merced de los goles de Sergio García, Víctor Sánchez y dos de Stuani. Guerra y Víctor Pérez maquillaron el desastre.

FICHA TÉCNICA.

 

RESULTADO: ESPANYOL, 4 - REAL VALLADOLID, 2 (2-0, al descanso).

 

ALINEACIONES:

 

ESPANYOL: Casilla, Héctor Moreno, Javi López, Fuentes, Colotto, Stuani, Víctor Sánchez, Simao (Víctor Álvarez, min.75), David López (Raúl Rodríguez, min.57), Sergio García y Córdoba (Álex, min.59).

 

REAL VALLADOLID: Mariño, Rukavina, Valiente, Rueda (Larsson, min.65), Peña, Álvaro Rubio (Víctor Pérez, min.56), Rossi, Ebert (Omar Ramos, min.22), Óscar, Bergdich y Guerra.

 

GOLES:

 

1-0, min.4: Sergio García, de penalti.

 

2-0, min.37: Stuani.

 

3-0, min.67: Víctor Sánchez.

 

4-0, min.70: Stuani.

 

4-1: min.75: Javi Guerra.

 

4-2: min.89: Víctor Pérez.

 

ÁRBITRO: Mateu Lahoz (C.Valenciano). Amonestó a Víctor Sánchez (min.8), Fuentes (min.26) y Simao (min.53) por parte del RCD Espanyol y a Rueda (min.5) por parte del Real Valladolid.

 

ESTADIO: Cornellà-El Prat.

Es difícil saber qué les dijo JIM a sus jugadores antes de que saltaran al césped de Cornellá – El Prat, pero entre líneas estos debieron entender que ya estaban de vacaciones de Navidad. Y es que el Valladolid firmó poco más que un ridículo pese al 4-2 final, ya que llegó a ir perdiendo 4-0 con goles de Sergio García, Stuani, Víctor Sánchez y Stuani de nuevo, para que después Guerra y Víctor Pérez arreglaran el desastre parcialmente con el Espanyol ya entregado.

 

En uno de los peores arranques de la temporada, el Valladolid tuvo que comenzar remando prácticamente desde que Mateu Lahoz indicara el comienzo del encuentro. El Espanyol salió arrollador, se hizo con el control y a raíz de ello Stuani se quedó solo frente aMariño… y Rueda optó por zancadillearle. Sergio García transformó un penalti ante el que el portero poco pudo hacer. Solo corría el minuto 4 y ya tocaba remar.

 

Prolongó unos cuantos minutos más el Pucela su empanada inicial, hasta que finalmente sonó el despertador. Bien pudo hacer el segundo el Espanyol mucho antes, algo que haría en el 36 cuando un genial pase de Sergio García dejó solo a Stuani para que el uruguayo demostrara su acierto, pero ni la dupla perica, con la que tendrán pesadillas Valiente y Rueda, ni Jhon Córdoba estuvieron muy atinados.

 

Al descanso se llegaría con los dos goles de Sergio García y Stuani, demasiado castigo para un Pucela que además perdió a Ebert a los veinte minutos por lesión. La jugada que pudo haber cambiado el partido aconteció en el 41, la única clara de los blanquivioleta en los primeros cuarentaicinco minutos, cuando Óscar tiró a la basura un brillante pase de Guerra estampando el balón en las piernas de Casilla. Nada salía bien.

 

El segundo acto no fue a mejor, pese a que ambos conjuntos acabarían su haber con dos goles cada uno. El Pucela se convirtió en un juguete en manos del Espanyol, completamente desarbolado en todas las líneas. La defensa encajó dos goles más, la delantera no olía el balón y el centro del campo estaba completamente perdido en Barcelona.

 

La sentencia llegó en el 67, cuando en un cúmulo de despropósitos la defensa terminó por perderla en la frontal del área y Víctor Sánchez decidió quitar las telarañas de la portería de Mariño con un auténtico golazo. Apenas cinco minutos después, Stuani aprovechaba un centro raso desde la izquierda para entrar como un tren hasta el punto de penalti y hacer que de la sentencia se pasase al ridículo.

 

Con veinte minutos por delante, el Espanyol se dejó llevar y a raíz de ello el Valladolid estiró líneas. Guerra primero, con un gol muy parecido de vaselina con la cabeza al que le hiciera al Celta, y Víctor Pérez después, con una falta defectuosa en la frontal que rebotó en un defensa perico, pusieron un poco de maquillaje para un cierre de año nefasto.

 

De esta manera el Valladolid cierra 2013 a expensas de Rayo y Osasuna, que pueden hacer que el equipo pucelano acabe en descenso en sus enfrentamientos ante Athletic y Celta, respectivamente. Más vale que para 2014 el conjunto blanquivioleta se aplique el dicho de ‘año nuevo vida nueva’, porque de seguir así las cosas la permanencia se va a complicar sobremanera.

Noticias relacionadas