El Pucela se acostumbra al cuatro fuera de casa

El conjunto blanquivioleta ha encajado cuatro goles en las últimas cuatro ocasiones que ha jugado como visitante, algo que no pasaba desde la temporada 1959/1960, donde la racha se prolongó a cinco partidos.

No hace falta ser un pitoniso para adivinar que últimamente la defensa del Pucela, cuando agarra el autobús y se aleja de Zorrilla, se ha convertido en un auténtico coladero. Cuatro goles en el Bernabéu, otros cuatro en Cornellá – El Prat, cuatro más en Granada y el último esperpento este lunes en San Mamés. Dieciséis goles encajados en las cuatro últimas salidas, que se dice pronto.

 

Mucho tiempo ha transcurrido desde la última vez que ocurriera algo parecido, concretamente 54 años, en 1959. Y si le sirve de consuelo al seguidor blanquivioleta, que sepa que el equipo de por aquel entonces fue todavía peor que el presente, ya que la mala racha de encajar al menos cuatro goles como visitante se alargó hasta los cinco partidos consecutivos y en dos de ellos, ante Sevilla y Barcelona, se recibieron incluso cinco. Eso sí, el Pucela no terminaría descendiendo en aquella Liga de dieciséis equipos.

 

El conjunto entrenado por aquel entonces por José Luis Saso era diferente. Bueno, la época futbolística era diferente. Eran tiempos en los que hasta el más débil podía dar la sorpresa ante el líder y los carros de goles estaban a la orden del día jornada tras jornada.

 

Pero echando un ojo a la mala racha que tuvo el Pucela como visitante, fue la siguiente. 4-3 ante el Athletic en la segunda jornada, 4-1 con Osasuna en la cuarta, 5-0 frente al Sevilla en la sexta, 5-1 en la visita al Barcelona en la octava y, ya para terminar, 4-2 contra la Real Sociedad. Ver para creer.

 

La defensa, formada en la mayoría de ocasiones por el uruguayo Julio César Benítez, Matito, Lesmes I, Solé y, en alguna ocasión, Pontoni, estuvo algo menos acertada que la actual de Rueda, Valiente, Peña, Rukavina y Bergdich.

 

La próxima salida será dentro de dos jornadas a Getafe, día en que se disipará la duda de si el Pucela bate otro récord más, aunque sea negativo, esta temporada.