El Pucela remonta el vuelo en Vallecas

El Real Valladolid consiguió la primera victoria a domicilio de la temporada con un contundente 0-3 ante el Rayo Vallecano, en el que Ebert, Guerra y Larsson hicieron los goles.

FICHA TÉCNICA.

 

RESULTADO: RAYO VALLECANO, 0 - VALLADOLID, 3 (0-2, al descanso).

 

ALINEACIONES.

 

RAYO VALLECANO: Rubén; Tito, Gálvez, Arbilla, Mójica; Baena (Lass, min.46), Trashorras, Viera, Iago Falqué; Perea (Larrivey, min.46) y Nery Castillo (Bueno, min.63).

 

VALLADOLID: Mariño; Rukavina, Valiente, Rueda, Peña; Baraja (Álvaro Rubio, min.79), Rossi; Ebert (Larsson, min.46), Valdet Rama; Javi Guerra (Alcatraz, min.74), Manucho.

 

GOLES:

 

0-1, min.30, Ebert.

 

0-2, min.40, Javi Guerra.

 

0-3, min.48, Larsson.

 

ÁRBITRO: Iglesias Villanueva, Ignacio (C. Galicia). Amonestó a Gálvez (min.39) y Lass (min.59) por parte del Rayo. Y a Baraja (min.7) y Manucho (min.72) por parte del Valladolid.

No pudo salir más contento de Vallecas el Valladolid. No tocaba pensar en lesiones, ni en derrotas, ni en nada que no fueran los tres sabrosos puntos que se acababan de conseguir. Los tantos de Ebert, Guerra y Larsson hicieron que el Pucela rompiera su racha de seis partidos sin ganar, y de qué manera.

 

La primera parte no pudo desarrollarse mejor para el Pucela. Los primeros 45 minutos fueron y quiero y no puedo de ambos equipos, pero sería el Pucela el que se llevaría el gato al agua con los goles de Ebert y Guerra. Tres ocasiones, dos dianas para irse a los vestuarios con una ventaja inmejorable. El comienzo fue lento hasta entonces, sin intensidad, y tanto Rayo como Pucela parecían no ser conscientes de lo que se estaban jugando.

 

Eso sí, puestos a haber un justo merecedor de irse al descanso con ventaja, ese fue el Pucela. El método de JIM de los dos delanteros funcionaba y Guerra y Manucho, al menos, se dedicaban a presionar arriba lo suficiente para poner en algún apuro a Rubén. De hecho antes de que cayeran los dos goles el angoleño tuvo la primera clara tras un cabezazo a bocajarro a centro de Ebert, que no acabó en gol de milagro.

 

Transcurrían los minutos y entre lo anodino del encuentro apareció Ebert para despertar al Estadio de Vallecas. Corría el 30 cuando el pánzer alemán agarró el balón, correteó hasta el pico del área, acomodó el balón y le pegó duro para mandarlo a la escuadra derecha del portero franjirrojo, que al menos sí voló para aparecer en la foto.

 

Se estaban frotando los ojos desde la grada porque el Pucela se adelantara con tan poco cuando cayó el segundo jarro de agua fría. El ritmo había vuelto a decaer cuando Guerra cazó un pase filtrado por la derecha para plantarse en el mano a mano ante Rubén y batirle por bajo. Fácil y sencillo, los de JIM se iban al descanso 0-2 con bien poquito.

 

La segunda parte fue otro cantar, pero la buena racha del Pucela no cambió un ápice. De hecho, la mejor muestra fue el primer minuto del segundo periodo. Larsson entró en lugar de Ebert y en sus dos primeros minutos de la temporada una vez superada su lesión, marcó su primer gol como blanquivioleta. Le llegó un pase filtrado y exactamente igual que hiciera Guerra en la primera, se deshizo de Rubén para empujar el balón al fondo de la red.

 

El 0-3 era una losa demasiado pesada para los de Jémez, que intentaron espabilar con la entrada de Lass y Lavirrey, pero la tónica no cambiaría más allá de incrementarse las oportunidades, sin ninguna que acabase en gol.

 

El Pucela siguió incansable también en busca del cuarto. Larsson tuvo alguna más pero no pudo convertir su primer gol como blanquivioleta en un doblete, mientras Lass ponía en apuros a Rukavina por la derecha. No habría más goles mientras la afición pucelana trasladada a Vallecas celebraba el primer triunfo a domicilio de la temporada.

 

De esta manera el Pucela adelanta al propio Rayo en la tabla y se sitúa con diez puntos en la tabla. El próximo miércoles tocará recibir a la Real Sociedad en casa para tratar de encadenar la segunda victoria consecutiva, pero eso es algo que, ahora mismo, coge demasiado lejos a los hombres de JIM.

Noticias relacionadas