El Pucela, a dar un golpe sobre la mesa ante el Betis

Los jugadores del Real Valladolid levantan una portería durante un entrenamiento. BORIS GARCÍA

Guille Andrés entra en la convocatoria de diecinueve jugadores de Rubi, quien confirmó este viernes que Óscar Díaz será el sustituto de Roger en la delantera para enfrentarse a los andaluces.

CONVOCATORIAS:

 

Real Valladolid: Varas, Dani Hernández, Chica, Rueda, Samuel, Chus Herrero, Valiente, Mojica, Peña, Sastre, Timor, Álvaro Rubio, André Leao, Alfaro, Óscar, Bergdich, Omar, Óscar Díaz y Guille Andrés.

 

Real Betis: Adán, Dani Giménez, Molinero, Caro, Bruno, Perquis, Jordi Figueras, Casado, Matilla, N'Diaye, Lolo Reyes, Cejudo, Pacheco, Kadir, Dani Ceballos, Chuli, Rennella, Rubén Castro y Jorge Molina.

"¡Ahora, Pucela, ahora!", tienen en mente muchos aficionados del equipo blanquivioleta para el encuentro de este domingo a las 12.00 horas, en el que los de Rubi recibirán al Betis en Zorrilla con el único objetivo de consolidarse como gallitos de la categoría. Uno de esos partidos que valen cinco puntos, los tres naturales, uno por el goal average y un quinto por la moral ganada a un rival directo por el ascenso.

 

No lo tendrán fácil los de Rubi, por supuesto, si bien es cierto que el entrenador ha decidido dar una sorpresa en la que ha sido su primera lista sin Roger como alternativa. Confirmado por el propio técnico que Óscar Díaz será de la partida arriba en ausencia del ex del Zaragoza tras su operación que le tendrá de baja seis meses, el punta del filial Guille Andrés también ha entrado en la convocatoria.

 

Se trata de una llamada con posible trampa, en todo caso. Diecinueve han sido los jugadores convocados y uno tendrá que quedarse fuera de manera definitiva, por lo que el entrenador tendrá que escoger quién es el que menos le vale para una cita que se antoja peliaguda.

 

Efectivamente, el Betis se trata de uno de los contrincantes a batir en la pelea por el ascenso directo, y el hecho de jugar en Zorrilla es una baza muy importante para hacerse valer. Los de Rubi, dentro de su buena marcha, se están mostrando más sólidos y consistentes cuando actúan como locales, de manera que el tropiezo ante los verdiblancos sería un duro varapalo.

 

Por su parte los sevillanos, que cayeron al infierno de Segunda de la mano del Pucela -Osasuna aparte-, se encuentran en la parte alta de una montaña rusa que sube y baja. Quintos en la clasificación con doce puntos de dieciocho posibles, las derrotas frente a Albacete y Ponferradina (esta última por un contundente 4-1) en la tercera y cuarta jornada escocieron bastante en el seno bético.

 

Después de otras dos victorias en los dos últimos choques las aguas parecen haber vuelto a su cauce, pero bien es cierto que los de Julio Velázquez pecan de la llamada 'Rubéncastrodependencia', pese a que esto se niegue desde el vestuario. El delantero canario, Rubén Castro, acumula siete goles en seis jornadas y llega a Zorrilla con las pistolas cargadas. Uno de los grandes peligros para los de Rubi, que tendrán que dar buenas sensaciones si no quieren que surjan las dudas desde las primeras jornadas.