El PSOE Valladolid asegura que contribuirá al cambio político con gobiernos o apoyos "progresistas"

Javier Izqueirdo, del PSOE Valladolid. TRIBUNA

El secretario general del PSOE de Valladolid, Javier Izquierdo, ha destacado este lunes el resultado electoral de su partido en la provincia.

El secretario general del PSOE de Valladolid, Javier Izquierdo, ha destacado este lunes el resultado electoral de su partido en la provincia ya que, pese a perder cerca de 9.000 votos con respecto a los comicios de 2011, podrá contribuir al cambio político con alcaldías en "un buen número de municipios" en los que ha logrado mayoría absoluta o puede conformar gobiernos "progresistas" respaldado o dando su apoyo a otras formaciones de izquierdas.

 

El hasta ahora concejal socialista en el Ayuntamiento de Valladolid, que cambiará este cargo electo por el de procurador en las Cortes durante los próximos cuatro años, ha señalado que el PSOE no quiere fijarse por ahora en los votos recibidos, sino en "la situación de la gente" que ha estado "golpeada por las políticas del Partido Popular", por el paro y por el empleo "precario".

 

Izquierdo ha restado importancia al hecho de que el partido que dirige haya perdido 8.725 votos con respecto a 2011 -con el 99,77% escrutado-, y ha valorado que durante la campaña el PSOE ha intentado lograr "el mejor resultado electoral" y que ahora podrá lograr gobiernos socialistas en "un buen número" de municipios de la provincia y apoyar a equipos "progresistas" en otros.

 

En todo caso, ha añadido que al lograr mantener ayuntamientos "importantes" en la provincia como Medina del Campo, Tordesillas, La Cistérniga o Villanubla; y poder sumar --si fructifica el pacto con otras formaciones-- el de la capital vallisoletana, el PSOE de Valladolid puede ganar en "confianza y credibilidad" durante los próximos cuatro años.

 

Asimismo, ha incidido en que en los acuerdos que sean necesarios para lograr esos gobiernos progresistas, buscarán las coincidencias del programa entre los partidos y se centrarán en "los problemas de la gente" que, a su juicio, ha sido "golpeada por las políticas de derechas", el paro y el empleo precario.

 

Con todo ello, se ha mostrado convencido de que el PSOE tendrá un papel clave para el "cambio" político en la provincia vallisoletana, algo que podría completarse si el Partido Popular pierde la mayoría absoluta en la Diputación provincial y deja opción a un gobierno de partidos de izquierdas.