El PSOE tacha de “derroche intolerable” el Valladolid Latino 2015

"El Grupo Socialista sigue sin entender el despilfarro de recursos públicos en subvencionar la organización del festival por parte de un tercero", han asegurado desde el PSOE.

Primeras reacciones tras conocerse que el Valladolid Latino durará dos días a partir de este 2015 y que el Ayuntamiento invertirá casi 160.000 euros en él. El PSOE ha emitido un comunicado para hacer ver su "rechazo de forma absolutamente contundente" y ha reclamado que sea el propio Ayuntamiento "con sus medios" quien organice este evento, en lugar de financiárselo a terceros que incrementarán sus beneficios gracias a las arcas públicas.

 

La novedad reside en que en esta edición se propone el Festival tendrá una duración de dos jornadas consecutivas, en concreto los días 26 y 27 de junio de 2015, a cuya financiación  destina la propuesta del equipo de gobierno de León de la Riva un presupuesto de 157.300 euros, lo que supone 55.000 euros más que el año pasado.

 

"El Grupo Socialista sigue sin entender el despilfarro de recursos públicos en subvencionar la organización del festival por parte de un tercero que, además de la inyección de dinero público, hará caja con el precio de las entradas, puesto que se embolsa el importe recaudado en taquilla de forma íntegra", han asegurado desde el PSOE.

 

El concejal socialista Luis Vélez ha calificado este empeño del Ayuntamiento en pagarle a alguien la organización del concierto a cambio de unos supuestos “beneficios” económicos para la ciudad que son, dice, "imposibles de cuantificar, de derroche intolerable” para las arcas públicas.

 

El Ayuntamiento, ha continuado el concejal socialista, tiene sus propios programadores culturales que pueden organizar el evento, con muchos más beneficios para la ciudad, sin pago de peajes y sin intermediarios, contratando directamente a los artistas, a través del propio Ayuntamiento o bien a través de un promotor local, sin necesidad de garantizarle el beneficio a una empresa cuyo objetivo habría de ser financiar el espectáculo a través de la venta de las entradas.

 

De este modo, el acuerdo empresa-Ayuntamiento se convierte en un “chollo” para la adjudicataria, dice el concejal del PSOE, “un negocio redondo que no supone ningún riesgo para el que se lleva la pasta de todos los vallisoletanitos, los fans de los artistas que compren las entradas y los que subvencionen el concierto con sus impuestos”.