El PSOE solicita que los Estudios Superiores de Arte de Castilla y León se consideren universitarios

Los socialistas presentarán en las Cortes una Proposición No de Ley dirigida a la Junta

El portavoz socialista de Universidades, Fernando Pablos, ha anunciado la presentación en las Cortes de una Proposición No de Ley instando a la Junta a considerar universitarias las enseñanzas artísticas superiores que se imparten en la Comunidad.


El Conservatorio Superior de Música (Salamanca), Arte Dramático (Valladolid), Conservación y Restauración: Bienes Arqueológicos (Ávila), Pintura (León), Textiles (Palencia), Documento Gráfico (Salamanca), Escultura (Valladolid), Diseño de moda (Burgos), de Producto (Segovia), Gráfico (Soria), Interiores (Zamora) y Artes Plásticas: Vidrio (La Granja, Segovia) serían los estudios superiores que se verían beneficiados por la propuesta que el PSOE defenderá en la Comisión de Educación.


En los antecedentes de la iniciativa el PSOE recuerda que el artículo sobre las enseñanzas artísticas de la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo de Educación establece que “la definición de su contenido se hará dentro del contexto de la ordenación de la Educación Superior española en el marco europeo y con la participación del Consejo Superior de Enseñanzas Artísticas y, en su caso, del Consejo de Coordinación Universitaria.”


Además, las comunidades autónomas y las universidades de sus respectivos ámbitos territoriales pueden convenir fórmulas de colaboración para los estudios de enseñanzas artísticas superiores fomentando convenios con las universidad para la organización de estudios de doctorado propios de las estas enseñanzas.


“Este hecho certifica la articulación, de pleno derecho, de la enseñanzas artísticas superiores en el Espacio Europeo de Educación Superior y el título expedido, por consiguiente, seguía siendo equivalente a todos los efectos a los títulos universitarios de Licenciado ”, destaca Fernando Pablos, quien recuerda que al amparo de dicha Ley Orgánica se emitieron desde la Consejería de Educación "varios decretos que auspiciaban la creación de un espacio autonómico de enseñanzas artísticas y que una de las primeras consecuencias prácticas de la Ley2/2006 de Educación fue la adquisición de la Carta Erasmus por parte de todos los centros de la Comunidad- salvo el Conservatorio Superior de Salamanca, que la poseía desde 1999- lo que permitió la movilidad del profesorado y alumnado dentro de la Unión Europea”.


Ajustándose a los requisitos del Plan Bolonia para formar parte del Espacio Europeo de Educación Superior, la Consejería de Educación de Castilla y León ha ido emitiendo varios decretos y órdenes pero, a pesar de esta realidad, “la Junta sigue considerando a los profesores de Enseñanzas Artísticas Superiores dentro del apartado de enseñanza no universitaria del Decreto-ley 14/2012 de 20 de abril, de medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo", ha apuntado Pablos.


Por otro lado, una sentencia del Tribunal Supremo (ante una impugnación presentada por la Universidad de Granada) ha anulado artículos del Real Decreto que estableció la ordenación de las Enseñanzas Artísticas Superiores referidos a la utilización del término "grado", “graduado o graduada” en el ámbito de estas enseñanzas, “cuya calidad, tal y como consta en la propia sentencia, o su pertenencia al Espacio Europeo de Educación Superior no están cuestionadas”.


Asimismo, Pablos ha señalado que "esta sentencia ha generado gran incertidumbre entre los estudiantes de Enseñanzas Superiores Artísticas en nuestra Comunidad, y debe ser despejada cuanto antes por parte de la Junta de Castilla y León”.


Por ello, el PSOE pide a la Junta que dentro del Decreto de medidas urgentes de racionalización de gasto educativo, a efectos de organizar la docencia que imparten, considere a los profesores de estas enseñanzas dentro del apartado enseñanza universitaria y solicita que se adopten “las decisiones necesarias sobre la regulación de Enseñanzas Artísticas Superiores en Castilla y León para eliminar la incertidumbre actual que sufren los interesados tras la sentencia del Tribunal Supremo”.