El PSOE se niega a negociar con Podemos bajo condiciones de "chantaje"

Pedro Sánchez (Foto: E. P.)

Asimismo, a través de un comunicado, los socialistas han instado a Rajoy a que aclare si se presentará a la investidura, o bien, renuncia "definitivamente a ella".

El PSOE ha acusado a Podemos de "chantaje" tras su propuesta de apoyar un Gobierno encabezado por los socialistas a cambio de que el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, ocupe la Vicepresidencia del Ejecutivo y, al mismo tiempo, ha afirmado que el primer candidato a la investidura debe ser "una persona" del PP.

 

El PSOE, crítico con la "inaceptable" decisión del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, --quien ha rechazado presentarse al debate de investidura alegando que "todavía" no cuenta con los apoyos necesarios--, cree que de la nueva ronda de consultas que el Rey Felipe VI comenzará este miércoles "debería salir" el encargo de formar gobierno alguien propuesto por el primer partido del Congreso.

 

Asimismo, a través de un comunicado, los socialistas han instado a Rajoy a que aclare si se presentará a la investidura, o bien, renuncia "definitivamente a ella": "Mantenerse a la espera, por razones de supervivencia política y personal, amparándose en la existencia de hipotéticas mayorías alternativas, es una irresponsabilidad", han defendido.

 

Para los socialistas, la renuncia de Rajoy solo es "comprensible desde la complicada situación judicial que afronta" el PP y se trata de "una nueva utilización partidista de las instituciones y de las reglas democráticas" como, a su juicio, antes "nunca" se había cometido.

 

Además, han recalcado que hasta que el líder del PP no aclare sus pretensiones "el PSOE no va a emprender negociaciones con otras fuerzas políticas para intentar fraguar una alternativa de Gobierno estable", remachando: "Y, mucho menos, cuando se plantean desde el chantaje y anteponiendo los intereses de partido a los intereses de los ciudadanos".

 

CONTACTOS Y DIÁLOGO CON TODOS

 

En este sentido, el PSOE cree que "las prioridades" para constituir un nuevo proyecto de país  para construir un nuevo proyecto de país deben girar "en torno a políticas e ideas concretas, nunca en torno a tácticas, intereses partidarios o imposiciones unilaterales".

 

Eso sí, subraya que sí mantendrá "contactos y diálogo con todas las fuerzas políticas" son el objetivo de "evaluar la situación y acercar posiciones" para afrontar "los graves desafíos" de España y los "problemas" de los ciudadanos.