El PSOE reprocha al Ayuntamiento su pasividad por el conflicto en la concesionaria de marquesinas

El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Valladolid ha criticado la "pasividad" del equipo de Gobierno ante el despido de dos de los seis trabajadores de la empresa concesionaria de la publicidad en marquesinas "sólo un mes después de la adjudicación" del contrato, lo que considera "un incumplimiento".

Los socialistas han recordado que las condiciones de pliego y el contrato "obligaba a la subrogación de todos los trabajadores", por lo que su despido es "un incumplimiento flagrante" por parte de la empresa adjudicataria, Impursa.

 

Según la información recabada por el Grupo Socialista y facilitada a Europa Press, a estos dos trabajadores, con una antigüedad de siete y doce años respectivamente, se les ha puesto en la calle sin más razones que una somera explicación de que la plantilla estaba "sobredimensionada", lo que, en opinión de esta formación, "demuestra la mala fe de la empresa", a la que "parece hacer oídos sordos el equipo de Gobierno municipal".

 

Por ello, el PSOE reclama "con urgencia" la adopción de medidas que restituyan en sus puestos a estos empleados y obligue a la empresa al cumplimiento del contrato en todos sus términos. En opinión del presidente del Grupo y candidato a la Alcaldía, Óscar Puente, el Ayuntamiento "debe articular junto con la concesionaria un plan urgente de mantenimiento, reposición y limpieza de todo el mobiliario urbano contemplado en este contrato".

 

Para Puente, la situación actual es "caótica" puesto que desde el 18 de diciembre, fecha de la adjudicación, los trabajadores "sufren falta de medios, están sin materiales para realizar su labor e incluso carecen de ropa de trabajo", mientras que el mobiliario urbano "incrementa su deterioro" tras "un largo desamparo" provocado por el rescate de la concesión al anterior adjudicatario, Artenosa, que "debe al Ayuntamiento 1,8 millones de euros del canon de los años 2013 y 2014" y que "prácticamente abandonó a su suerte a los trabajadores hace meses", según el político socialista.

 

DESPERFECTOS

 

Por otro lado, ha afirmado que en los meses que han transcurrido desde que se rescatara la concesión "se han denunciado en muchas ocasiones los crecientes desperfectos, pintadas y actos vandálicos" en numerosos elementos del mobiliario urbano que "no podían ser reparados al no existir una empresa responsable de las instalaciones".

 

Sin embargo, Puente ha advertido que desde que ha vuelto a adjudicarse el contrato, la falta de medios y la precariedad de los trabajadores "no permite percibir mejoras en el mobiliario más allá de la reposición de algunas lunas en las marquesinas", de forma que "el deterioro va a más".

 

A la licitación de este contrato se presentaron como licitadores Impursa y Grupo Promedios. De las reuniones de la mesa de contratación y la consiguiente apertura de ofertas, la puntuación a Impursa fue de 85 puntos y la otorgada a Promedios de 76,92. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento del pasado 5 de diciembre concedió a la primera el contrato de conservación, mantenimiento y explotación publicitaria de marquesinas y postes de las paradas de autobús de la ciudad, así como el suministro de nuevo material, por una cuantía superior a los 700.000 euros para un período de cinco años.

 

El adjudicatario debe abonar un canon anual de 165.002 euros, resultado de multiplicar la superficie publicitaria (1.632 metros cuadrados más otros 32) por el canon por metro cuadrado ofertado, que fue de 99,16 euros.