El PSOE recorta al PP diez puntos en intención de voto incluso antes del 'caso Bárcenas'

La ventaja electoral del PP sobre el PSOE, que en las generales de 2011 fue de casi 15,9 puntos y que en octubre de 2012 era de 7,3 puntos, se redujo a 4,8 puntos el pasado mes de enero, según se refleja en el Barómetro de Opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), presentado este miércoles.

 

La encuesta se basa en 2.483 entrevistas realizadas en 238 municipios de 48 provincias entre los días 4 al 14 de enero de 2013, antes de que se supiera que extesorero del PP Luis Bárcenas tuviera hasta 22 millones de euros escondidos en Suiza.

 

En concreto, el CIS otorga al PP unas expectativas de voto del 35 por ciento, nueve puntos por debajo de su resultados en las generales y casi un punto menos (0,9) de lo que se le calculaba tres meses antes, en el Barómetro de Octubre. Al PSOE, por su parte, se le atribuye un respaldo del 30,2 por ciento, casi dos puntos más que en octubre y que en las generales de 2011.  

 

EL PSOE GANA EN VOTO DIRECTO Y SIMPATÍA

 

Es más, el PP es superado por el PSOE en voto decidido, al preguntar directamente a los encuestados por el partido que votarían si mañana fueran las elecciones: un 15,8 por ciento anuncian su respaldo a los 'populares' y por un 17 por ciento que citan a los socialistas.  

 

Al sumar las simpatías de los encuestados que no tienen tan decidido su voto, el PSOE también queda por delante del PP con un apoyo del 21,7 por ciento frente al 19 por ciento de los que se decantan por el partido de Mariano Rajoy.  

 

Por su parte, Izquierda Unida repite como tercera fuerza política con un respaldo calculado en el 9,4 por ciento, el mismo registro de tres meses antes y 3,5 puntos más que lo que obtuvo en las generales. A Unión, Progreso y Democracia (UPyD) se le atribuye un apoyo del 6,8 por ciento, medio punto por debajo de su dato de octubre de 2012 pero 2,3 puntos más que en las generales de 2011.

 

BAJA CIU Y SUBE ERC

 

En enero, tras el acuerdo del 'caso Pallerols' sobre financiación irregular de Unió (UDC), los nacionalistas de CiU se sitúan en el 3,6 por ciento bajando tres décimas respecto a octubre y medio punto desde las generales. Por contra, sus socios independentistas de Esquerra suben hasta el 2 por ciento, el doble de lo que lograron en las generales de 2011.

 

Por el contrario, los nacionalistas vascos del PNV se mantienen mientras los independentistas de Amaiur caen por debajo del 1 por ciento, casi medio punto menos que en las generales.

 

En cuanto a la valoración de los líderes políticos, repite en primer lugar la líder de UPyD, Rosa Díez, con una nota de 4,33 puntos, seguida de la navarra Uxue Barkos (Geroa Bai), con 4,27 puntos, y del coordinador federal de IU, Cayo Lara, con 3,88 puntos.

 

El nacionalista Josep Antoni Durani Lleida, portavoz de CiU, pasa al pelotón de cola con una nota de 2,63 puntos, casi un punto por debajo de lo que cosechó en octubre, antes de las elecciones catalanas y del caso Pallerols, y muy lejos de las notas de hace un año y de 2011, cuando era el mejor valorado.

 

En cuanto a los líderes de los dos grandes partidos, continúan con malas notas: Mariano Rajoy es calificado con una nota de 2,81 puntos, algo mejor del 2,78 que obtuvo tres meses antes pero muy lejos de la cabeza. Le supera el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, que con 3,4 puntos logra su peor dato en las encuestas del CIS.

 

DESCONFIANZA EN LOS MAYORITARIOS

 

De hecho, un 88 por ciento de los entrevistados desconfía del secretario general del PSOE, frente a un 10 por ciento que dice tener mucha o bastante confianza en él. No queda muy atrás Rajoy, en el que sólo confían el 16,5 por ciento frente a un 82,1 por ciento que asegura tener poca o ninguna confianza en el presidente.

 

Igualmente, sólo  un 8,9 por ciento de los españoles valora como buena la gestión del Gobierno de Rajoy frente a un 66 por ciento que la juzga mala o muy mala. Aún es peor la opinión sobre la labor de oposición del PSOE, criticada por un 69,3 por ciento y sólo elogiada por un 3,5 por ciento.  

 

Entre los ministros, el mejor puntuado es el titular de Agricultura, Miguel Arias Cañete, al que se pone una nota de 3,34 puntos, seguido del jefe de la Diplomacia, José Manuel Margallo (3,25) y de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría (3,22). Cierra la lista el ministro de Educación, que ni siquiera llega a los dos puntos, con una nota de 1,95.