El PSOE pide que Iglesias dimita si llega a juicio por la presunta contratación ‘a dedo’ en Ifesa

Fernando Pablos, secretario provincial socialista, considera que el presidente de la Diputación y el Partido Popular en Salamanca debería renunciar en cuanto se fije la fecha del juicio y recuerda que el PP obligó a su alcalde en La Alberca a hacerlo.

 

 

El PSOE salmantino ha cargado duramente contra el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, tras conocerse la admisión a trámite de la querella que el grupo socialista en esta institución ha presentado contra el mandatario popular por prevaricación y malversación, al que hay que añadir otro de tráfico de influencias contra el diputado de Agricultura, Jesús María Ortiz.

 

En este sentido, Fernando Pablos ha solicitado la dimisión del presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, y fija para la renuncia del mandatario una fecha: el momento en que se fije el juicio oral.

 

Así lo defiende el secretario provincial del PSOE, que ha recordado que el PP obligó a dimitir a su alcalde en La Alberca en cuanto se fijó la fecha para un juicio seguido por una denuncia de un vecino, y que derivó en la renuncia el edil albercano.  Los socialistas salmantinos consideran que así debería ser y acusan a Iglesias de despedir trabajadores para colocar “a cinco amigos del PP” en Ifesa y de esconder, bajo el proceso para repartir la gestión de la institución ferial entre Diputación y Ayuntamiento, la intención de controlarlo todo en Salamanca.

 

El motivo de la demanda reside en el despido de cinco trabajadores habituales de Ifesa que llevaban a cabo las laborales de preparación y limpieza para la celebración de la feria agropecuaria anual y su sustitución por empleados vinculados al PP y contratados ‘a dedo’. El primer hecho se remonta a 2011 cuando, según la demanda, el diputado de Ferias y Mercados envió al gerente de IFESA varias cartas con los nombres de tres personas que había que contratar para llevar a cabo estas labores, lo que implicaba el despido de los fijos discontinuos contratados habitualmente para estas funciones.

 

“Lo que conocimos es que fueron despedidos para contratar a cinco amigos del Partido Popular, personas que estaban vinculadas directamente con cargos públicos de este partido o con cercanía, lo que nos parece desde el punto de vista ética y social absolutamente impresentable. En un momento como el actual el acceso al empleo cuando hay fondos públicos tiene que estar basado en criterios de mérito y de capacidad, y no de amiguismo”, lamenta Fernando Pablos, que ha hablado de la denuncia tras una reunión con el rector de la Usal.

 

Pablos ha lamentado que, “en el momento en el que estamos tenemos la impresión de que tienen un único objetivo, que es controlar todo para hacer lo que les dé la gana. Y desde luego con el PSOE se han encontrado, no les vamos a pasar ni una porque ni ellos tienen ninguna posibilidad de manosear las instituciones ni los ciudadanos se lo van a permitir”, ha sentenciado.

 

Para Pablos, este tipo de decisiones, que implican que Diputación y Ayuntamiento se queden solos a los mandos de IFESA, “forman parte del intento del PP por controlarlo todo, por hacer y deshacer con todo”. Hay que recordar que el PP provincial ha impulsado, desde su mayoría en Ayuntamiento y Diputación, la salida de varias instituciones como la Cámara de Comercio, Confaes, Caja Duero y Cámara Agraria, que han formado parte durante años de Ifesa y que dejarán de hacerlo cuando se culmine el proceso, al que empresarios y Cámara se oponen. “Y Salamanca no es del PP, que les quede bien claro. Hay muchos ciudadanos que no les apoyan y los que estamos en la oposición vamos a ejercer nuestra responsabilidad”, apostilla.

 

Sobre la dimisión de Iglesias, Pablos pide que el PP aplique el mismo rasero que empleó en un caso reciente, el de la dimisión del alcalde popular de La Alberca, al que “hicieron dimitir por una denuncia de un ciudadano”. De ahí que Pablos exija que el PP salmantino aplique la misma vara de medir en este caso y que Iglesias dimita “mucho antes” de que haya sentencia condenatoria y lo haga en cuanto se fije fecha para el juicio oral. De momento, los dos querellados están citados a declarar el próximo día 16 de octubr