"El PSOE no puede aceptar el derecho de autodeterminación de Cataluña de Podemos"

Susana Díaz, secretaria general del PSOE andaluz, marca una lñinea roja a Pedro Sánchez ante un posible pacto con la formación de Pablo Iglesias.

 

OTRAS ELECCIONES, UN FRACASO

 

Entretanto, la presidenta andaluza ha defendido que una legislatura fallida "sería un fracaso". A su juicio, si el resultado de la pluralidad en el Congreso, con más fuerzas políticas, es la ingobernabilidad, "será un fracaso colectivo por no saber interpretar el mandato de diálogo que nos han dado las urnas".

  

Además, Susana Díaz ha manifestado que también tener que repetir unas nuevas elecciones generales sería un fracaso de cara a la perspectiva de quienes esperan un gobierno sensible que recupere derechos sociales.

  

Por todo, ha defendido la necesidad de que el PSOE sea un partido útil a los ciudadanos porque "si no somos útiles para la gente, no sirve". Ha concluido reclamando a los senadores y diputados andaluces que aporten lo mejor que tengan "para aportar al Congreso y al Senado un rumbo distinto y bueno para el conjunto del país".

La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha querido dejar claro este lunes que el PSOE, en caso de que tuviera que asumir la responsabilidad de conformar gobierno en este país, tiene que exigir que las formaciones que se sienten a la mesa de negociación no pongan encima de ella ni el derecho a la autodeterminación ni el derecho a decidir de Cataluña si sigue en el proyecto común que es España, en referencia a Podemos.

  

Así se ha pronunciado Susana Díaz durante su intervención ante la Interparlamentaria del PSOE-A, donde ha indicado que en el Comité Federal celebrado tras las elecciones generales, se marcó una hoja de ruta "clara y nítida", que supone un no "rotundo" del PSOE a la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno y exigir a que los que se sienten a negociar que no pongan sobre la mesa el derecho a la autodeterminación de Cataluña, en alusión a Podemos.

  

Díaz, que ha aludido a la gran responsabilidad que tienen los diputados y senadores andaluces en estos momentos difíciles para el país y a que Andalucía es un factor de estabilidad y de cohesión social y territorial, ha alertado de que algunos pretenden llevar al PSOE a una "trampa histórica" entre quienes dicen defender la Constitución y quienes teóricamente hablan de pactos sociales, cuando lo único que les importa es levantar muros entre familias, pueblos y territorios en España.

  

En referencia a Podemos, ha señalado que le cuesta trabajo pensar que haya fuerzas de izquierdas que en lugar de poner por delante las necesidades de la gente, antepongan las fronteras y los muros entre unos y otros.

  

Asimismo, Susana Díaz ha manifestado que le ha "sentado muy mal" que la dirigente de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, haya manifestado que con la entrada de su partido a las Cortes Generales ha llegado la "decencia". La presidenta ha recordado que en junio de 1977 llegaron al Congreso de los Diputados hombres y mujeres, como Tierno Galván, Ramón Rubial, Nicolás Redondo, Santiago Carrillo, Dolores Ibarruri o Rafael Alberti, "muchos de los cuales habían estado en cárcel por defender la libertad de todos y ahora querían la reconciliación en este país".

  

Ha aludido también a Adolfo Suárez y a Manuel Clavero Arévalo, que querían que este país fuera mejor para todos. Por ello, ha indicado que nadie tiene derecho a arrogarse "la decencia y la honestidad del trabajo de miles de hombres y mujeres que antes que nosotros han representado a este país".

  

Asimismo, ha señalado que desde 1977, los ciudadanos han votado lo que han querido en cada momento y han elegido a quienes han querido para que les represente. Ha agregado que desde 1977, han entrado en el Congreso hombres y mujeres que venían de familias humildes o que eran ingenieros, médicos o abogados, "y eso ha sido así porque la fuerza del voto es la fuerza que tienen los ciudadanos gracias a la democracia".

  

Díaz ha lamentado que cuando algunos cuestionan la Transición estén diciendo que la izquierda se vendió por un "plato de lentejas a cambio de migajas", las cuales, ha concretado, fueron la educación y la sanidad pública y universal, el bienestar de las personas, nuestro modelo autonómico, o la igualdad entre hombres y mujeres.

  

Así las cosas, ha rechazado que algunos consideren que los logros de la democracia "son migajas de la izquierda que se vendió en la Transición a cambio de ocupar puestos de responsabilidad". Eso es, a su juicio, "faltar a la memoria de los que lo dieron todo y al ejercicio legítimo del voto ejercido por los ciudadanos" y quienes vayan por ese camino, "mal va a buscar esa concordia y el entendimiento para el futuro".

 

LOS PRIMEROS PASOS DE PODEMOS "NO SON ALENTADORES"

  

Con todo, también ha criticado que los primeros pasos que ha dado Podemos en el Congreso "no son alentadores", toda vez que rechaza que reclame tener cuatro grupos parlamentarios para tener más iniciativas que el resto y que pretendan tener "el cuádruple de voz y representación" que la que le han otorgado los ciudadanos en las urnas con 69 escaños.

  

"Quien condiciona cualquier alternativa de gobierno en España a la proporción en el poder que ostente en una Cámara, mal camino está trazando al conjunto de los ciudadanos", ha advertido la socialista.

  

Además, Susana Díaz ha ahondado en el rechazo del PSOE al PP y a Rajoy en que "no podemos ser el apoyo de quienes han hecho mucho daño a este país" y que han provocado una mayor brecha de desigualdad con una mayoría absoluta "gestionada contra la gente". Defiende un no "rotundo" a los populares porque "ha sido mucho daño" que no pueden justificar ahora ante una inminente sesión de investidura.

  

Por contra, ha defendido que el PSOE es el partido más parecido al país con dos premisa básicas, la defensa de la unidad de España, que la Constitución es un proyecto con presente y futuro, que está en condiciones de mejorar; y la igualdad de todos ciudadanos, en derechos y también en obligaciones.

  

Ha defendido la necesidad de reformar la Constitución para afrontar 20 ó 30 años en mejores condiciones, pero "no para encajar a nadie, sino a todos" y que nos blinde ante posibles rodillos que pretendan llevarse los derechos de las personas por delante y nos permita vivir en el horizonte de un país moderno, inclusivo, solidario, y del que nadie quiera irse. Para esto, según Díaz, "hace falta más socialdemocracia".