El PSOE defiende un sistema de pensiones 'a la francesa' con más ingresos procedentes de impuestos

Teme que con las actuales tasas de crecimiento "no habrá creación de empleo en mucho tiempo"




MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

El PSOE cree que para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones se debe ir hacia un modelo 'a la francesa' en el que parte de los ingresos provengan de los Presupuestos y se obtengan a través de los impuestos y no de nuevas subidas de las cotizaciones sociales.

Así lo ha explicado el portavoz socialista de Economía en el Congreso, Valeriano Gómez, en declaraciones a Europa Press, tras expresar su "preocupación" por los cambios que el Gobierno decida finalmente aplicar al cálculo de las pensiones y al sistema de revalorización con la introducción del Factor de Equidad Intergeneracional (FEI) --que busca adaptar la cuantía inicial de las pensiones a la esperanza de vida-- y el Factor de Revalorización Anual (FRA) --que sirve para calcular la actualización--.

Según el exministro de Trabajo, garantizar la sostenibilidad de las pensiones no pasa por "nuevos recortes" sino por aprovechar los años en que aún existe un "fondo de reserva importante" para diseñar "una nueva estructura de ingresos capaz de sostener el sistema razonablemente bien en el corto, el medio y el largo plazo", tomando como punto de partida la Ley 27/2011 --la última reforma del Gobierno del PSOE por la cual se retrasa paulatinamente la edad de jubilación hasta los 67 años en 2027-- y las previsiones macroeconómicas de "pérdida de afiliación y de ingresos".

"ALLEGAR" NUEVOS INGRESOS

Defiende así que "no tiene sentido seguir gravando más (a empresarios y trabajadores) a través de aumentos de las cotizaciones cuando el empleo se resiente" pero sí se pueden buscar fórmulas para "allegar nuevos ingresos públicos" de origen diferente.

"Es importante ir diseñando un esquema que pueda permitir que, igual que en el pasado los tributos se han ido haciendo cargo de funciones de gasto que eran propias del sistema de la Seguridad Social como la sanidad, que ahora se paga totalmente con impuestos, se puedan encontrar ahora elementos complementarios para poder sostener en un momento como éste la financiación y el equilibrio de las pensiones", insiste.

De esta manera, la propuesta socialista, que se materializará en iniciativas parlamentarias en las próximas semanas, acercaría el sistema español de pensiones al modelo francés, donde existe una Contribución Social Generalizada (CSG) que aporta "un suplemento de ingresos públicos" con los que se financia el sistema en general, y no sólo las pensiones no contributivas, los complementos a mínimos o los gastos sanitarios y asistenciales como ahora.

Esta CSG es un impuesto introducido en 1990 y que grava diferentes categorías de ingresos, incluyendo las rentas del trabajo y las prestaciones, los rendimientos del patrimonio y el juego, aunque sin dar derecho a prestaciones, como sí sucede con las cotizaciones.

Apostar por una sistema de este tipo supondría dar un paso más allá de las recomendaciones que en 1995 aprobó el Pacto de Toledo con respecto a la necesidad de separar las fuentes de financiación para liberar a la Seguridad Social de pagos con cargo a las cotizaciones sociales que no le correspondían, proceso que se ha concluido este año.

"NO SE ATISBA" LA CREACIÓN DE EMPLEO

Con respecto al problema del desempleo, Gómez recuerda que "sigue habiendo" 700.000 parados más y 700.000 cotizantes menos que al inicio de la legislatura, y que el propio Gobierno reconoce en sus previsiones que el mandato se concluirá sin haber conseguido bajar la tasa del 25,8%, pese a pronosticar un crecimiento del PIB cercano al 1%.

"Con esas tasas de crecimiento no habrá en mucho tiempo creación de empleo. Y, pese a la mejoría (de la prima de riesgo o las exportaciones, entre otros datos), ése es el problema que subsiste: en qué medida es capaz la economía de recuperar el crecimiento y volver a encontrar la senda de creación de empleo. Eso no se atisba", opina.

Además, duda de que las reformas del Gobierno vayan a permitir la creación neta de empleo con un crecimiento del 1,5%, en lugar de tener que llegar al 3% como sucedía antes. "Esto es algo que hay que matizar mucho, porque una parte muy grande del empleo se creaba en un sector con poca productividad como el vinculado a la construcción y a las industrias afines, que son muy intensivos en empleo. Pero eso ya no sucederá más, y hay que ver si otros sectores pueden tirar de la economía española", afirma.

Es más, Gómez duda incluso de que España pueda alcanzar ese 1,5% de crecimiento necesario para "al menos estabilizar la tasa de paro", dada la "situación de crédito actual", y recuerda que si el desempleo no aumenta más es porque se está produciendo "la mayor caída de población activa" de la historia estadística.

"Así que podríamos pensar en una situación donde se logre estabilizar la tasa de paro, impedir que no crezca más, pero será difícil crear nuevos empleos. Yo no atisbo una situación donde la economía española logre un nivel de crecimiento, no para crear, sino para no destruir empleo", ha añadido.

EL MERCADO ES SUFICIENTEMENTE FLEXIBLE

Y precisamente porque cree que los problemas macroeconómicos se sitúan en el plano de la falta de crédito, el socialista critica la apuesta del Gobierno y de la CEOE por "abundar en el discurso absolutamente falso de que el mercado de trabajo no es flexible".

"Es un sinsentido. Nuestro mercado es de los más flexibles del mundo en todos los aspectos. Abundar en esas tesis es un error, porque ya tenemos problemas de confianza, de consumo y dificultades de acreditación de solvencia por parte de las familias para poder obtener crédito", ha advertido.

Así, ha rechazado propuestas de la patronal como poder sustituir contratos indefinidos por temporales de forma unilateral, señalando que "balcanizar más el mercado laboral no tiene porqué producir efectos positivos en la productividad" y avisando de que "no es descartable que dentro de un par de años, si todo sigue así, haya más trabajo parcial que temporal".

LUCHA CONTRA EL FRAUDE FISCAL Y LABORAL

Gómez también ha criticado la decisión de Empleo de poner en marcha un buzón para recibir informaciones anónimas sobre posibles casos de fraude laboral, una "barbaridad" que pone de manifiesto que el Ministerio "no tiene el más mínimo sentido de la decencia política".

"El Ministerio no puede decir estas cosas tras hacer lo que ha hecho en este tiempo con (el extesorero del PP Luis) Bárcenas, con el que se ha teledirigido un delito laboral muy grave que hemos visualizado todo el país por televisión, sin necesidad de buzones anónimos. No tiene nombre", denuncia.

En relación con la lucha contra el fraude fiscal, el socialista aboga por apuntar contra la elusión del pago de impuestos --"el IVA, fundamentalmente, pero también de la renta"-- y modificar algunas figuras como las Sicav; pero también recuerda que parte importante del trabajo en esta materia debe hacerse de forma "común" en la UE. "No tiene mucho sentido trabajar en solitario, tiene que hacerse coordinadamente", insiste.

En paralelo, también ve necesario acometer una reforma fiscal para recuperar parte de la base fiscal que se ha perdido con la crisis, algo que, a su entender, debería pasar por reformar el IRPF para "incorporar las ganancias patrimoniales" a esta imposición para que "crezca la progresividad y la capacidad recaudatoria", y también apostar por la fiscalidad verde.

En este punto, Gómez critica que el Gobierno haya decidido crear un comité de expertos "a su medida" y sin "expertos de talante progresista", cuando una reforma profunda debería "recoger el conjunto de opiniones", y asegura que el Ejecutivo no cuenta con la oposición "para nada". "No tenemos la menor idea de cuáles son sus intenciones, no nos dice nada, no plantea ni sugiere nada", concluye.