El PSOE de Castilla y León se mantiene al margen mientras larva su propia división

Luis Tudanca

Los socialistas, con Tudanca a la cabeza, se mantienen de momento entre las comunidades 'fieles' a Sánchez aunque las voces críticas son claras y Zamora acogió una supuesta reunión subversiva con la propia Susana Díaz.

El PSOE de Castilla y León está entre las federaciones que se han mantenido al margen de la rebelión interna que ha acabado con la dimisión de 17 miembros de la ejecutiva para intentar derribar a Pedro Sánchez y relevarle como secretario general. La ejecutiva regional se mantiene, junto a Madrid, Navarra Galicia y Murcia, entre las federaciones a favor de Sánchez, al menos, de momento.

 

Lo ocurrido la tarde del miércoles ha devuelto a la actualidad lo ocurrido con el exsecretario regional castellano y leonés, Julio Villarrubia, al que una dimisión en bloque de la ejecutiva apeó del cargo. Algo parecido a lo que los críticos han preparado para Sánchez. Mientras tanto, el actual secretario regional, Luis Tudanca, mantiene su apoyo al todavía secretario general, pero los socialistas también están divididos en la Comunidad. En la Comunidad Valenciana y aquí, el partido está muy dividido, con hasta el 50% de los representantes del lado crítico.

 

En las últimas horas, el secretario provincial del PSOE en Soria, Carlos Martínez, el de Salamanca, Fernando Pablos, y diputados y senadores han manifestado posturas críticas con Pedro Sánchez; mientras que los de Burgos, Alberto Serna, Segovia, Esther Peña, el alcalde socialista de Valladolid, Óscar Puente están claramente a favor de su continuidad. No se manifiesta el aparato en Zamora, provincia muy activa en las polémicas. Eso sí, hace unos días la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, pasó por la localidad zamorana de Castroverde de Campos y se reunió con 'díscolos' de la línea oficialista, quizás en busca de apoyos.

 

Esto deja claro que Tudanca no tiene tan 'amarrado' el partido como para asegurar que los miembros regionales en la ejecutiva nacional no acaben pasándose al bando de los críticos y alimentando la rebelión contra Pedro Sánchez.