El PSOE critica la nueva salida a subasta de las parcelas de Las Eras

Además, han añadido que en 2015 se ha incluido "por quinta vez" la previsión del ingreso por la venta de las mismas "esperando recibir una cantidad que nunca se materializa".

El PSOE de Valladolid ha criticado este viernes que el equipo de Gobierno municipal haya iniciado por cuarta ocasión el proceso de subasta de las dos parcelas de Las Eras y han aventurado que la Concejalía de Hacienda "compense un año más los cuatro millones que prevé recibir por esta subasta con ahorro ficticio para cuadrar las cuentas, si vuelve a quedar desierta".

 

En un comunicado recogido por Europa Press, tras conocer que el Ayuntamiento de Valladolid ha sacado de nuevo a la venta las dos parcelas residenciales de titularidad municipal en Las Eras, han recordado que se trata de la cuarta vez que se inicia el trámite desde el año 2011.

 

Además, han añadido que en 2015 se ha incluido "por quinta vez" la previsión del ingreso por la venta de las mismas "esperando recibir una cantidad que nunca se materializa". De hecho, han interpretado que el interventor municipal "ha afeado" esta cuestión al equipo de Gobierno en sus informes.

 

En esta ocasión, según los datos del PSOE, para 2015 figuran en el informe económico-financiero cuatro millones de euros "de supuesta inyección líquida" para el haber del Ayuntamiento gracias a esta supuesta enajenación de patrimonio municipal.

 

El portavoz del Grupo Municipal Socialista, Javier Izquierdo, ha recalcado que esta nueva tentativa demuestra "el escaso realismo no sólo del presupuesto, cuyos ingresos vuelven a basarse en esperanzas que cada año se evaporan, sino también de la visión del estado del mercado inmobiliario que maneja el Partido Popular", pues entiende que "vuelve a confiar en una venta más que dudosa" a día de hoy.

 

Izquierdo teme que la subasta quede desierta, una vez más, y el concejal de Hacienda, "siempre tan hábil para el camuflaje", compense ese menoscabo en los ingresos previstos con la presentación de una mengua en los gastos, "que saca de su chistera, sorpresivamente presentando como ahorro ficticio las cantidades no gastadas del Capítulo II", pues considera que "siempre se inflan por encima de lo que sabe que se va a gastar, para que parezca que le sobra", y de este modo, cuadrar las cuentas municipales a finales de año.